El papa Francisco, el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio, dijo hoy en sus primeras palabras a los fieles que "parece que los cardenales han ido a buscar al nuevo pontífice al fin del mundo", en referencia a su país, Argentina.

El cardenal protodiácono, el francés Jean Louis Tauran, proclamó desde el balcón de la Basílica de San Pedro la famosa frase en latín "Anuntio vobis gaudium, habemus Papam" (Os anuncio una gran alegría, tenemos Papa), con la que se revela al mundo el nombre del nuevo líder de 1.200 millones de católicos.

El cardenal Jorge Mario Bergoglio, de 76 años, el nuevo pontífice de la iglesia católica, ha pasado casi toda su carrera en Argentina natal, donde supervisa iglesias y párrocos.

Publicidad

Tras aparecer en el balcón del Vaticano, Francisco I agradeció por el recibimiento de los peregrinos en la Plaza de San Pedro e invitó a orar un padre nuestro por el papa emérito Benedicto XVI.

En su intervención, el santo padre Francisco I habló de "un camino de amor, de hermandad, de confianza entre nosotros". Pidió una plegaria para el obispo de Roma, y procedió a dar la bendición "urbi et orbi" ( a la ciudad y al mundo). En la plaza de San Pedro, miles de católicos vivaban al papa agitando banderas.

Trayectoria pastoral
El arzobispo de Buenos Aires obtuvo el segunda mayor votación después de Joseph Ratzinger en la elección papal de 2005, y se ha especializado por mucho tiempo en el tipo de trabajo pastoral que algunos afirman es una de las habilidades esenciales que debe tener el próximo papa. Bergoglio ha dedicado su vida a la enseñanza y ha dirigido sacerdotes en América Latina, región que tiene la proporción de católicos más alta del mundo.

Publicidad

Ha exhibido una aguda sensibilidad política así como el tipo de humildad y modestia que sus colegas cardenales valoran altamente.

Bergoglio es conocido por modernizar una iglesia argentina que había estado entre las más conservadoras en América Latina.

Publicidad

Durante la hora que separó la elección de su presentación pasó a la llamada "Sala de las lágrimas", donde los elegidos suelen llorar allí en relativa intimidad, ante la magnitud de la responsabilidad que acaban de asumir, los fieles esperaban con ansias el nombre del nuevo pontífice.

Tras la fumata blanca, "¡tenemos papa!", gritaron casí al unísono los miles de fieles que abarrotaban esta noche la plaza de San Pedro.

El papa, el número 266 de la historia, ha sido elegido este miércoles en una fecha redonda: 13-03-2013.

Los 115 cardenales han tardado poco más de 25 horas en elegir al sucesor de Benedicto XVI. La rapidez en la elección mantiene la tónica de los últimos decenios, en los que no se han superado las once votaciones.

Publicidad