Para diciembre próximo se prevé entregar parte de los proyectos ecológicos y turísticos que ofreció el Gobierno en las islas Santay y Puná.

En la primera isla, el informe de la consultoría de cómo quedará programado de acuerdo al terreno avanza en un 80%; se espera que los resultados estén a fin de mes para subir el contrato al portal de compras públicas. Mañana, en Santay incluso se develizará el hito de señalización de la ecoaldea que allí se construirá.

En Puná, en cambio, algunas de las promesas ya están en ejecución, como los puentes peatonales de las comunas Zapote, Bellavista y Cauchiche. Faltan todavía las casas comunales, los parques, la plaza central y las canchas múltiples, además de la dotación de agua potable.

El proyecto para Santay, que cuesta en promedio 1’516.000 dólares, comprende la creación de tres ecoaldeas (grupos de viviendas turísticas y ecológicas) con 56 casas de maderas tratadas en total.

Publicidad

También abarca la construcción de un muelle, de pasarelas de madera, de un centro comunal, de un parque infantil y del servicio de energía eléctrica y de agua potable.

Este plan con proyección turística fue la oferta que hizo el Gobierno cuando mediante decreto traspasó la administración de la Santay, de la Fundación Malecón 2000 (creada por el Municipio de Guayaquil) al Ministerio de Ambiente, en febrero pasado.

Hace tres semanas la comunidad de Santay aprobó los diseños iniciales, afirman representantes del Gobierno, que viajan cada 10 o 15 días para comentar a los nativos el avance del programa. En la cristalización de la obra trabajan los ministerios de Ambiente y de Desarrollo Urbano y Vivienda; y en el área social, también interviene el de Inclusión (Mies).

En el programa ecológico se utilizará la luz natural como energía con la ayuda de paneles solares. Las tres ecoaldeas están divididas por su ubicación en norte, centro y sur.

La grande será la del centro, que tendrá 50 casas de madera tratadas, con estructura de hormigón, mientras que las dos restantes estarán dotadas de tres viviendas cada una, explicó Raúl Sánchez, coordinador regional del Miduvi, quien aclara que solo se le entregará las viviendas a las 56 familias que habitan allí y que fueron censadas con antelación. “No hay ninguna más”, acotó.

Para tratar las aguas servidas utilizarán un proceso anaeróbico (proceso bacteriano que se realiza sin oxígeno), que limpia los residuos. Esta podría ser reutilizada para las baterías sanitarias y para el riego con jardineras aéreas, detalló Cristóbal Cruz, asesor del Miduvi en el plan Sociocomunitario.

Publicidad

“Para el agua potable estamos analizando dos opciones. La primera por intermedio de gabarras, como se hace actualmente. O la segunda, por la construcción de un ducto que lleve el agua a la isla desde la ciudad”, contó Cruz, al precisar que estudian también el costo de cada alternativa.

Como el concepto es turístico y ecológico las autoridades aspiran a que un 70% de los habitantes de Santay trabaje en la construcción de las viviendas, una vez que se los capacite.

En la isla Puná el concepto ecológico es similar. Se habla de una inversión de $ 1’400.000 en lo que va de este año, incluyendo los $ 622.288,44 destinados a la edificación de los pasos peatonales de las tres comunas mencionadas al inicio.

Para el 2011, Sánchez estima que el presupuesto para Puná será de unos $ 2’400.000, donde se contará la construcción de 540 viviendas ecológicas. En este año se entregaron 110 casas y están por terminarse otras 90, según cifras del Miduvi.

Las obras que priman en esta población, para ambos funcionarios, son las vías de acceso a Puná como son los puentes y muelles. “El principal problema es el ingreso y la salida. Se depende de la marea. Por la playa es difícil por eso se buscan los esteros, una vez que la marea esté alta. Optamos por hacer un muelle en Cauchiche y otro en Posorja”, acotó Cruz.

Detalles

Muelles de ingreso a Puná
En esta semana se elevará al portal de compras públicas los contratos para edificar los muelles de Cauchiche (que llevarán a la comunidad del sur de la isla) y en la parroquia Posorja, la más próxima a la isla Puná, desde donde salen actualmente las embarcaciones.

Obras por ejecutarse
Se dará a Cauchiche y Bellavista $ 339.711,36 para cada una por la construcción de la casa comunal, del parque, la plaza y una cancha. Y para la casa comunal de Zapote se invertirán 55.515 dólares.

Agua potable en Puná
Los pozos que hizo la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa), producen poca agua, según funcionarios del Gobierno. Por eso buscan otras fuentes naturales.