Deceso de Efrén Avilés enluta historia porteña

1 de Enero, 2010
1 Ene 2010

Con el amanecer del último día del año partió el “enamorado, el apasionado de la historia guayaquileña que emprendió una cruzada en su defensa”. Así define José Antonio Gómez, director del Archivo Histórico de Guayaquil, a Efrén Avilés Pino, quien falleció la madrugada de ayer,  a los 62 años.

Hijo de Efrén Avilés Tabares y Eugenia Pino Yerovi, nació en Guayaquil el 26 de febrero de 1947. Son sus hermanos Norma, Eugenia y Rafael Avilés Pino.

Estuvo casado con Marcia Moreno Coronel con quien procreó a Efrén e Isabella. De su primer  matrimonio, son sus hijas María Auxiliadora y Patricia Eugenia Avilés Estrada.

Efrén Avilés Pino dedicó su vida a la historia, unos 35 años de investigación en documentos y archivos históricos y geográficos. Autor de una decena de obras y coautor de cinco con el director de la Biblioteca Municipal, Melvin Hoyos.

Entre sus obras están Diccionario del Ecuador Histórico, Geográfico y Biográfico (1994), Atlas Ecuador Panorámico (1994), 500 años de historia (1995), Gobernantes del Ecuador (1996), Calendario histórico del Ecuador (1997), Enciclopedia del Ecuador Histórica, Geográfica y Biográfica (1998), Guayaquil 2000: Una ciudad para el próximo milenio (1999), Historia del Ecuador (2000), Carlos Arroyo del Río: Mártir o traidor (2004), 1820: La verdadera historia de la Independencia (2008). De este último libro, el Municipio de Guayaquil compró 1.000 ejemplares.

“Le pedí a Dios que me diera un año y medio de vida para terminar mi texto, y ahora que lo presento le pido otro año y medio más”, manifestó Efrén Avilés al presentar en el Municpio ese libro el 28 de octubre del 2008. Tenía cáncer.

Con Melvin Hoyos escribió El Libro de Guayaquil (2006),  polémico porque desmitificaba algunos aspectos de la historia, por ejemplo, que el 9 de octubre de 1820 fue el hecho gestor de la Batalla del Pichincha y la fecha en que por primera vez un territorio de la Audiencia quedó libre de manera real y efectiva. “Efrén fue un patriota que amó a su ciudad por sobre todas las cosas; que descubrió páginas realmente ocultas de la historia de Guayaquil y las dio a conocer sin importarle que le signifiquen la antipatía de la gente”, dice Melvin Hoyos.

En junio del 2004, en una entrevista, expresa enérgico que Ecuador jamás fue amazónico. “Un país que vive de mitos y de falsos héroes”. “Hacemos héroe a cualquier futbolista, sin mirar su cultura ni su moral, pero a su sepelio van 200.000 personas. Si fallece un educador sacrificado, van cuatro personas”.

Efrén Avilés Pino fue también de aquellos en que la frontalidad superaba la 'diplomacia'. Más de una ocasión esgrimió telúricos dardos -sus conclusiones, que eran producto de su revisión de archivos y fuentes- pero, asimismo, recibió las agudas réplicas de quienes fueron aludidos o mencionados directamente en sus discursos. “Aun así,  resultan claros su amor por la tierra natal y el deseo de rescatar para ella la presencia histórica que todavía se le regatea”, dice el también historiador y maestro Germán Arteta.

Apuntes: Reconocimientos
Orden al Mérito
En 1999 el Congreso lo declaró Ejemplo patriótico para las generaciones. En el 2002, el Gobierno le dio la “Orden Nacional al Mérito en el grado de Comendador”.

Condecoración cultural
El 2003, Miembro de Número de la Academia Nacional de Historia. Condecoración Vicente Rocafuerte a la Cultura el 2005.

Deceso de Efrén Avilés enluta historia porteña
Gran Guayaquil
2009-12-31T09:28:35-05:00
Autor de diez libros y coautor de otros cinco. Fue sepultado ayer a las 17:00 en Parque de la Paz.
El Universo