La idea es compartir información sobre las costas marítimas de cada país, explica el comandante del buque Orión, Pablo Pazmiño.

En el otro lado del Pacífico países como Australia se unen a este estudio para cubrir toda el área del océano y determinar si hay alguna anomalía que haga prever la aparición de algún fenómeno como El Niño.
Este tipo de cruceros se hacen entre los meses de agosto y septiembre en coordinación con los otros países que se ponen de acuerdo para zarpar en la misma fecha, dice Pazmiño.

El Orión, hasta antes de su paralización durante los tres años que fue reparado, hacía tres tipos de viajes en el año. Uno en febrero, durante el invierno para estudiar los pormenores de este; el regional que es en agosto y uno preinvernal entre octubre y noviembre. El buque Orión tiene previsto realizar esos tres viajes en el 2009.

En los cruceros intervienen técnicos de los países participantes. En el Orión, por ejemplo, este año a más de los tripulantes viajarán diez técnicos del Inocar; diez estudiantes de las universidades Espol y SEK que estudian ciencias de la tierra y del mar. También asistirán un oceanógrafo venezolano; dos peruanos; uno del servicio hidrográfico de la Armada de Chile, dos estudiantes de Texas  y un funcionario de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) (máximo organismo estadounidense que estudia los océanos).

En los cruceros que organizan los países vecinos también participan técnicos y marinos ecuatorianos.

La ruta de navegación es la misma de años anteriores (ver gráficos); se toma muestras en una línea en forma de cuadrantes desde la Costa Sur,  frente de Puerto Bolívar hasta la Costa Norte, frente a Esmeraldas; hasta llegar a la costas de las Islas Galápagos.

La cartografía (los mapas del mar) también ha sido actualizada para que la nave no se tope con sorpresas en su viaje.