El vehículo del médico Rafael Mendoza Avilés abrió el tránsito en el puente que lleva su nombre.

La fila de carros para cruzar por primera vez el puente de la Unidad Nacional parecía eterna. Los conductores habían esperado dos días, hasta que los guayaquileños lo recorran a pie, para poder cruzarlo.

No recuerda con exactitud cuántos vehículos hubo, pero sí que eran las cuatro de la madrugada del 27 de julio de 1970 y que el vehículo de la familia, un clásico Dodge, color negro, era el primero en la cola del pontazgo.

Publicidad

Al volante iba el médico Rafael Mendoza Avilés, el ex alcalde de Guayaquil (1952) que presidió el Comité Pro Construcción del puente sobre los ríos Daule y Babahoyo.

Él y un grupo de guayaquileños insistieron ante el Gobierno sobre la necesidad de construir el viaducto, que une la ciudad con Durán y otras  provincias del país.

Tres horas después, cuando la vía se abrió al público, el auto de placas P8541 cruzó el control y su propietario recibió el tique Nº 001 del Comité Ejecutivo de Vialidad del Guayas.  Pagó 30 sucres por el billete, que  lo acredita como el primer vehículo en atravesar la estructura.

Publicidad

“Nunca nos dijo adónde iba, solo se fue y regresó al día siguiente; luego supimos que había estado esperando a que lo abran”, recuerda su hijo, Xavier Mendoza Avilés, quien conserva intactos el vehículo y el tique, que  hoy son parte de la historia de ese puente.

El auto es de 1930. Conserva los asientos de cuero y ahora es negro con plateado. Recibe mantenimiento cada mes y hasta ahora sigue transitando la ciudad, sin problemas.

Publicidad

Ayer recorrió el malecón Simón Bolívar, el túnel y el mismo puente de la Unidad Nacional, esta vez con un carril adicional y con tres veces más tráfico que en 1970.

También recorrerá hoy el puente Carlos Pérez Perasso, paralelo al Rafael Mendoza, en un intento por repetir la historia 35 años después.
“Estaremos en la inauguración, para nosotros es un orgullo tener este carro y poder mostrarlo”, señala.

Para su hermano, Rafael Mendoza Avilés, es más que eso: es un compromiso por ser parte de una familia que contribuyó a la construcción del puente que, además, lleva el nombre de su padre.

Se lo denominó así mediante una ordenanza que expidió el entonces prefecto del Guayas y actual gobernador, Guido Chiriboga Parra.

Publicidad

Rafael y Xavier son los únicos hijos del médico guayaquileño, profesor universitario y político Rafael Mendoza Avilés. Coincidencialmente llevan los mismos apellidos por su madre, Josefina Avilés.

La apertura del nuevo puente, dice, los transporta hasta la época de su padre, hasta esa expectativa ciudadana y euforia que se levantó durante semanas por la obra. Por eso quieren conservar ese legado y hacerlo público.

“El vehículo lo empezamos a arreglar desde que murió mi padre (el 21 de abril de 1976)  por el valor que tiene y por como él lo cuidaba”, indica Xavier, quien recalca que el auto no está a la venta, ni siquiera en planes.

El tique también se cuida celosamente. Tanto, que en casa conservan solo fotocopias. El original reposa en la bóveda de un banco local.

El vehículo será llevado a las 17h00 a la Puntilla, como parte de una invitación del alcalde de Samborondón, José Yúnez. Estará allí, en la mitad del puente anexo, donde se realizará la inauguración, esperando también a ser el primero en cruzar.