Jueves 13 de octubre del 2005 El Gran Guayaquil

Pruebas del INH establecen normal cloración del agua

http://src.eluniverso.com/2005/10/13/0001/18/files/97364-2517-f2500.jpg

La doctora Luisa Ponguillo no pudo realizar las pruebas de cloro en la vivienda de Norma Mite, en la Mz. 3125 de la Coop. Proyecto Habitacional Municipal, en Fertisa. A las 08h55 el agua ya se había ido de la red pública.

Las muestras se hicieron en dos partes por la falta de agua en cuatro sectores del sur de la ciudad.

No hubo recolección de muestras ni custodia policial para llevarlas a analizar al Instituto Nacional de Higiene (INH). Las pruebas para determinar si el agua de Guayaquil cumple con la norma INEN 1.108 para cloro se realizaron ayer en dos jornadas y los resultados fueron inmediatos.

En los 26 lugares visitados ayer el nivel de cloro fluctuó entre 0,30 y 1,44 mg. La norma establece un mínimo de 0,30 mg y máximo 1,50 mg. Con esto, la concesionaria Interagua se libró de una multa de 150.000 dólares.

En la mañana, la doctora Luisa Ponguillo, del laboratorio de Bioquímica Sanitaria del INH, y su auxiliar Vicente del Rosario, hicieron los análisis con un fotómetro digital para medir cloro, que en aproximadamente dos segundos arrojó cifras en parámetros normales.

Incluso, en la escuela Alberto Perdomo Franco, donde en junio pasado se produjo el brote de hepatitis A que sus moradores atribuyen al agua, el nivel de cloro llegó a 1 mg.

Fue el primer punto de la medición que delegados de Ecapag, la fiscalizadora del servicio, y el INH realizaron en el norte, sur, centro y suburbio de la ciudad.

La visita a la escuela fue un pedido del alcalde Jaime Nebot, quien llegó a las 06h08 a las oficinas de Ecapag para ver la forma en que se iba a realizar el sorteo.
Allí aclaró que no solo habría multa administrativa en caso de que los resultados fueran desfavorables sino también cárcel. “Yo soy abogado y además soy alcalde y si hay dolo, hay además de la multa, cárcel y esa acción ya la inició el Subsecretario de Salud”, dijo.

En Ecapag, a través de un software que permite hacer selecciones aleatorias, se definieron los 25 sitios (aparte de la escuela Perdomo) de entre 878 rutas de servicio que tiene la ciudad. Luego de la selección se marcaron puntos al azar en un mapa de conexiones para fijar las direcciones.

No en todos los lugares se pudieron tomar muestras. En Fertisa y en el Guasmo Central, por ejemplo, a las 09h15 ya no hubo agua en la red para realizar los análisis. Pero sí reclamos de una decena de moradores sobre su calidad.

En la cooperativa Unión de Bananeros los habitantes se quejaron de la picazón que sienten después de bañarse; del mal olor que emana de las tuberías y de la turbiedad con que llega el líquido.

En la tarde, desde las 17h20, Ponguillo y su auxiliar vespertina Mercedes Perdomo, tomaron muestras en sectores como Las Esclusas, Floresta III, Barrio Cuba, Maracaibo y la 27, Oriente y la 11, y La Atarazana. En este recorrido tampoco faltaron las denuncias.

Isabel Guerra, de Oriente y la 11, dijo que en el sector escasea el líquido y cuando llega “viene con mal olor”.

Al término de la jornada, Juan Lasso, técnico de Ecapag, dijo que “no existieron novedades” y que “se cumplió con las pruebas previstas”.

El Gran Guayaquil

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.