Jueves 28 de abril del 2005 El Gran Guayaquil

Un congreso analiza cómo llevar mejor la menopausia

http://src.eluniverso.com/2005/04/28/0001/18/files/82633-2273-f2500.jpg

El médico argentino Néstor Siseles interviene con dos charlas en el Congreso. Ayer expuso el tema ‘Identificación del paciente para recibir Terapia de Reposición de Hormonas’.

Médicos de nueve países intervienen  en el IV Congreso de Climaterio, Menopausia y Osteoporosis.

Mejorar la calidad de vida de la mujer en la etapa del climaterio  es uno de los objetivos del IV Congreso Ecuatoriano de Climaterio, Menopausia y Osteoporosis, que se realiza desde ayer y hasta mañana en el hotel Hilton Colón de la ciudad.

En el encuentro intervienen cerca de 500 especialistas (ginecólogos, obstetrices, endocrinólogos, reumatólogos) de España, EE.UU. Argentina, Chile, México, Perú, Colombia, Guatemala y República Dominicana.

Luis Rivadeneira, presidente de la Sociedad Ecuatoriana de Climaterio y Menopausia, asegura que la idea del encuentro es hacer que el climaterio no sea visto como una etapa traumática en la vida de una mujer y que los doctores puedan transmitir eso a sus pacientes.

“La mujer pasa 30 años de su vida en esta etapa, porque se produce por lo general a los 50 años, por eso hay que hacer más llevaderos sus cambios físicos y psicológicos”, dice.

Rivadeneira se refiere a los llamados calores o sofocos de la menopausia, el síntoma más común en las mujeres que atraviesan esta etapa, seguido del mal carácter, pérdida del apetito sexual, depresión y resequedad de mucosas (en especial de las vaginales).

En la cita también se analizan los efectos de la Terapia de Reposición de Hormonas (TRH), el tratamiento más usado porque compensa las hormonas naturales que se pierden con la menopausia (última menstruación).

Según Rivadeneira, en Ecuador no hay muchos avances en tratamiento porque existe resistencia al uso de hormonas.

En ello coincide el médico argentino Néstor Siseles, presidente honorario de las Sociedades Latinoamericanas de Climaterio. Dice que la baja aceptación de la terapia es común en América Latina porque se han difundido más mitos que realidades sobre ella.

Para él, lo básico es que el ginecólogo sea el médico de cabecera de la mujer durante su vida y que sea él quien decida el tratamiento. Este, dice, debe iniciar en la etapa de transición (cuando entra al climaterio, entre los 50 y 55 años).

“Tomado en ese momento da mejores beneficios (...) El problema es que no deben universalizarse los tratamientos porque cada paciente es diferente”, señala.

Por eso el médico Javier Ferrer, presidente electo de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, considera básico ir a consulta en cuanto se inicien los síntomas. “El médico evalúa si va el tratamiento. Si se trabaja con buen juicio no hay riesgo”.

Lo que sí aconseja es la práctica de ejercicio y no fumar.

Dentro del Congreso también se desarrolla un curso de acreditación en densitometría ósea (examen que mide la calidad del hueso), porque la osteoporosis es la enfermedad más frecuente en el climaterio y se produce por la pérdida de hormonas.

El Gran Guayaquil

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.