Unos 30 fragmentos de huesos de roedores gigantes fueron encontrados el pasado martes por técnicos de la Escuela de Turismo y Hotelería de la Universidad Estatal Península de Santa Elena (UPSE), en el área del yacimiento del sector denominado Tanque Loma, próxima al cauce bajo de la  Quebrada Seca, en el sector Cautivo de este cantón.

El arqueólogo Erick López, coordinador de la escuela y director del proyecto Megaterio, que busca crear en el sitio del hallazgo un Centro de Interpretación con fines científicos, académicos y turísticos, explicó que se trata de partes de costillas, maxilares y extremidades inferiores que probablemente corresponden a una fase más temprana del eoceno (era geológica actual).

Sin determinar fecha
“No podemos determinar fechas hasta que se hagan los fechamientos con radiocarbono en la Comisión de Energía Atómica, en Quito, o en el exterior”, añadió el arqueólogo.

Dijo que las nuevas piezas arqueológicas encontradas el martes pasado durante la limpieza de la zona no guardan relación con los restos del Megaterio (animal hervívoro) hallados el 4 de noviembre anterior en el mismo sector, cuando técnicos de la refinería de La Libertad realizaban trabajos de mantenimiento en una piscina de contención de hidrocarburos.

Las piezas de los roedores gigantes fueron llevadas al laboratorio de la  UPSE, donde actualmente son  limpiadas, clasificadas e inventariadas por un grupo de técnicos de este lugar de estudios, para que sean exhibidas en el Centro de Interpretación, proyecto que desde el viernes pasado cuenta con la aprobación del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural.

López señaló también que desde ayer se trabaja en la instalación de una cerca para evitar que comuneros que  habitan por la zona del hallazgo ingresen a realizar excavaciones con daños irreversibles a estos restos.

Según informó el Instituto de Patrimonio Cultural del Ecuador, los restos del Megaterio corresponden a la época más antigua de la era cuaternaria. Estos se formaron durante las cuatro glaciaciones (cuando las masas de hielo cubrieron la superficie terrestre) que afectaron al planeta y comprendieron tres etapas.