Este tipo de productos financieros respetan la ley islámica (sharía) y entre otras cosas prohíben la especulación, los intereses (considerados como usura), los productos que tienen una incertidumbre excesiva o las inversiones que se considera que perjudican a la sociedad.
Copiar enlace