Caricatura

21 de Enero, 2017
20 de Enero, 2017
19 de Enero, 2017
19 de Enero, 2017
18 de Enero, 2017

Columnistas

Ratolandia es una tierra donde viven ratones, que cada cuatro años votaban por un gobierno de enormes gatos negros. En el Parlamento aprobaban leyes que eran buenas para los... Leer más

Hay dos aspectos interesantes que deben considerarse cuando un gobernante deja el poder una vez culminado el periodo para el cual fue electo; el primero de ellos se refiere a... Leer más

Los obispos titulan ‘Convocados a caminar juntos’ el documento con el que invitan a participar con el voto en la marcha del país.

Caminar juntos significa caminar hacia... Leer más

Laurel es una parroquia del cantón Daule, ubicada a cincuenta minutos de Guayaquil, está situada en las márgenes del río Pula y rodeada por extensas plantaciones de arroz,... Leer más

El presidente pide datos duros sobre deuda (y otros temas), para no engañar a la gente, que los estudiantes aprendan, defenderse de seudoanalistas y prensa corrupta. Tiene... Leer más


La música

El mes pasado la Orquesta Sinfónica de Guayaquil anunció que sus últimos días llegarían pronto. Tan devastadora noticia nos dejó un sabor amargo a quienes solíamos disfrutarla. Sin embargo, es más amarga la aflicción que agobia al saber que este es solo el principio de una serie de menoscabos artísticos para mantener presión política sobre la cultura.

El Ministerio de Cultura dictando cómo, cuándo y dónde debe hacerse música, y la Sayce –opino–, son principales culpables de la involución musical que atraviesa el país; mediante la ley, no hacen más que quitar la libertad a los músicos con falsos discursos de antinacionalismo o con una ambigua definición de los “derechos de autor”. La música a lo largo de su historia logró desarrollarse por la unión creativa de los músicos, creando una escena para explorar un sonido o filosofía. Este fue el caso del glam metal en los años 80, década donde las bandas en lugar de demandarse las unas a las otras por “plagios” o de sentirse “traidoras a la patria” por emplear ritmos extranjeros, hicieron giras juntas para darse a conocer; compartir y desarrollar sus sonidos, juntas. Este caso es el del krautrock alemán, el romanticismo europeo, el rock argentino, el jazz americano y más. Este no es el caso de Ecuador. En Ecuador no hay escena. Dadas las pocas oportunidades, por interferencia política del Ministerio, los músicos prefieren competir antes que compartir; los cobros de Sayce son amenaza para los músicos principiantes, desincentivan a los clientes a contratarlos y pierden popularidad, su creatividad va cada vez más muriendo bajo la amenaza de ser demandados, o de no ser tomados en cuenta. El caso de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil es vivo reflejo de este problema. Si queremos que el arte florezca de nuevo en el país, es necesario dejar atrás las interferencias políticas y los intereses de pequeños gremios, y promover la unión creativa de los artistas. La historia lo demuestra.(O)

Jorge Emilio Lince Procel, Guayaquil

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: