Fernando Balseca
Salvador Izquierdo es el seudónimo del escritor Jorge Izquierdo Salvador; él, como miles de jóvenes, se benefició de programas culturales y educativos del gobierno de Rafael Correa: obtuvo fondos para su primer libro de cuentos que fue publicado en 2008 con el auspicio del Ministerio de Cultura; ganó una beca de...
Por qué carajo los pobres deben vivir en unos cubos de cemento que afrentan la dignidad del que quiere tener casa propia. Sí, bien dicho, así se habla: por qué carajo. Por qué carajo los jóvenes que no aprueban los puntajes del examen para estudiar la carrera universitaria elegida provienen...
Alianza PAIS, que reinó sin contratiempos por más de un decenio, parece estar implosionando. Si imaginamos una estructura sólida –eso deberían ser las organizaciones políticas–, las vigas y paredes de AP se están rompiendo desde adentro con estruendo, que es como el diccionario académico...
El letargo en el que vivimos, que nos mantiene dormidos ante acontecimientos execrables, consigue que ciertas atrocidades no conmuevan porque ocurren lejos de nuestra realidad geográfica. La muerte del escritor chino Liu Xiaobo, por ejemplo, quien gravemente enfermo no recibió atención médica especializada en la c...
Es de no creer que en pleno siglo XXI una persona muera porque sus palabras son consideradas crímenes por el poder político. Pero esto mismo es lo que sucedió con Liu Xiaobo (1955-2017), quien murió el 13 de julio pasado en las cárceles de la República Popular China, uno de los íntimos socios...
El barullo que Rafael Correa y sus fans armaron cuando aquel dejó el país para irse a residir temporalmente a Bélgica ha confirmado la existencia de un mal social que por más de diez años ha venido corroyendo a las instituciones y a las familias ecuatorianas: el fanatismo de la élite de los correí...
El empleo sensato de las palabras es central para una convivencia social armoniosa y para acordar colectivamente qué es darle al país un sentido y un destino. Los más de diez años de Rafael Correa como presidente no deben ser entendidos como una revolución, pues esta no puede ser resultado de una ocurrencia...
No es desconocida la desesperación que un político puede experimentar cuando pierde el inmenso poder del que ha venido lucrando. Este es precisamente el tema de la novela La muerte de Napoleón (1986), del escritor Simon Leys, que narra una ingeniosa situación: desterrado en la isla de Santa Elena, Napoleón...

Páginas