Enrique Rosales Ortega

Proyectos acuíferos en Manglaralto

Desde hace una década, el Centro de Investigaciones y Proyectos Aplicados en las Ciencias de la Tierra (Cipat) de la Espol desarrolla estudios científicos sobre las aguas subterráneas existentes en la Península de Santa Elena. En el 2007 se iniciaron dos proyectos vitales con cooperación técnica del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), adscrito a las Naciones Unidas, obteniendo esenciales conocimientos de los terrenos que contienen agua en dicha zona. El primero (ECU8026), denominado Caracterización de Acuíferos Costeros en la Península de Santa Elena; y el segundo (RLA8041), Caracterización Isotópica de Acuíferos Costeros, que fue aprobado para apoyar a países latinoamericanos en el fortalecimiento de sus capacidades de investigación en hidrogeología y que intervienen Argentina, Costa Rica, Cuba, Perú, Uruguay y Ecuador. Uno de los objetivos de este proyecto es propiciar el aprovechamiento sostenible de las aguas subterráneas, basadas en informaciones científicas usando técnicas convencionales y nucleares, que ha permitido al Cipat generar un plan de manejo racional de agua en la Península, que tiene una incidencia social marcada en el sector rural, aparte han trabajado en el control de los procesos de salinización, muy intensos en esos sitios. Desde el 2000, Cipat incentiva el desarrollo de tesis o proyectos de grado, de tal forma que los estudiantes, en el futuro, asesoren a los pobladores rurales. El Cipat constituye un núcleo de personal capacitado por técnicos de la OIEA en el uso de herramientas isotópicas para la gestión de acuíferos, que tiene varios nexos con personal formado por la Municipalidad de Santa Elena, comunidad y juntas de aguas locales.

El campo de la hidrología subterránea es un tema nuevo en Ecuador y ha sido impulsado por la cooperación técnica brindada por la OEIA. Se ha dialogado con los comuneros de la zona norte, con las juntas locales de agua y finalmente han firmado convenios con los cabildos, quienes toman la decisión. Ellos han asimilado la necesidad de construir pozos con una base científica que permita mejorar las condiciones para nuevos proyectos de explotación.

Manglaralto cuenta actualmente con siete pozos de agua operativos en Montañita, Nueva Montañita, Manglaralto, Río Chico, Cadeate, San Antonio y Libertador Bolívar administrada por su Junta Regional y abastece a 2.500 usuarios. Entre las actividades técnicas que ejecuta el proyecto están: evaluación hidráulica, química e isotópica, campañas de prospección geoeléctrica, divulgación y socialización del mismo, etcétera. Para ejecutar trabajos similares en otras comunas, a la Espol le hace falta tiempo y equipos.

A inicios de julio vinieron al país el japonés Yukiya Amano, director de la OIEA –con sede en Viena–, y una selecta delegación de diplomáticos extranjeros, con el fin de visitar Manglaralto para constatar el impacto social del referido proyecto. Gracias a la invitación del Dr. Paúl Carrión, director del Cipat, los acompañé en el periplo. En Montañita fueron agasajados por los comuneros como muestra de agradecimiento por las gestiones que realizará Amano en el seno de la OEIA para conseguir el financiamiento. En la Junta de Agua local, la delegación se mostró satisfecha por los resultados. Un representante de Espol y un comunero viajarán en septiembre próximo a Viena, al ser considerado este proyecto “un ejemplo mundial”. Felicitaciones al Cipat por demostrar que el profesional ecuatoriano está capacitado para grandes logros. Los habitantes de Manglaralto serán beneficiados al contar con agua abundante, que no se desperdiciará en el mar, sino que la mantendrán en pozos técnicamente construidos.

Lea además...