Los 5 principios básicos del yoga para cuidar la salud

Gabriela Jiménez
Viernes, 6 de Junio, 2014 - 15h52
6 Jun 2014

Vestido de un intenso color naranja, Swami Premananda sonríe hasta que la piel que rodea los ojos se le arruga. Unos expresivos ojos verdes que contagian energía y que por primera vez visitan Ecuador.

Este maestro de yoga llegó a Guayaquil para compartir enseñanzas en el evento Sadhana Yoga Conference 2014, que inicia este viernes 6 de junio, pero antes aceptó una entrevista con este medio.

Uruguayo de nacimiento, Swami Premananda es el director del Centro de Yoga Sivananda de Buenos Aires, Argentina, y desde el 2005 enseña en los cursos para formación de profesores de yoga en distintas partes del mundo. 

Relata que su madre practicaba yoga desde el embarazo y, aunque nunca le impuso la práctica, siempre le decía "Dieguito, tienes que aprender a respirar". Él, con una risa sonora, recuerda que en su adolescencia poco o nada quería saber del tema, hasta que un día encontró un libro del maestro Swami Vishnudevananda. 

"Tenía 15 años y me impresionó la imagen del maestro, de las posturas. Me dije: quiero hacer esto algún día. Pasaron 10 años y le dije a mi mamá que me recomiende un lugar para aprender yoga. Fui a la misma profesora con la cual ella practicaba cuando yo estaba en su vientre, y con cada clase sentía un despertar, una conexión... Luego llegué a la Asociación de Yoga Sivananda, en Montevideo, y entonces encontré mi lugar", relata quien desde el 2005 tomó los votos de monje en la orden Saraswati.

A pedido de este medio, el maestro Swami Premananda sintetiza y comparte enseñanzas básicas del yoga para cuidar el cuerpo y la mente, considerados un vehículo hacia la realización espiritual. 

Los 5 principios básicos del yoga para cuidar la salud

Swami Premananda resalta la bendición y responsabilidad de tener un cuerpo humano, que él considera un vehículo, un instrumento, hacia la realización espiritual. Para llevarlo a la práctica, él propone mirar el cuidado del cuerpo como el cuidado de un autómovil: 

1. El motor 

En un auto, el motor debe estar lubricado para funcionar. Nuestro motor es nuestro cuerpo físico y el lubricante es el ejercicio adecuado. Tenemos que mover las articulaciones, agilizar y alinear la columna. El yoga favorece a la lubricación de las articulaciones, al funcionamiento de los órganos internos, a la salud del cuerpo. Debemos ejercitarnos todos los días. 

2. La batería 

Sin batería, sin energía, aunque tengamos un motor, el cuerpo (o el automóvil) no funciona. En yoga conocemos cuatro principales fuentes de energía: el sol, la comida, el agua y el aire, siendo este último el más importante. Sin aire no podemos vivir. Entonces, la respiración es nuestra fuente primordial de energía. 

En este segundo principio resaltamos la importancia de la respiración adecuada. En occidente respiramos al revés, metemos el adbomen e inflamos el pecho. Eso es incorrecto. En occidente hay un tabú sobre el abdomen, la mujer debe ser lo más delgada posible, con una cintura pequeñita; mientras los hombres deben tener los hombros anchos, por esto contraemos el diafragma y subimos los hombros.

Si prestamos atención a la respiración de un bebé, veremos cómo su pancita se infla. Esa es la respiración correcta. Debemos expandir el diafragma, inflando el abdomen. Así, al inhalar e inflar el abdomen, el diafragma baja y se produce un vacío que permite que el aire vaya a la base de los pulmones. Luego seguimos respirando y el aire se extiende produciendo que las clavículas suban, pero solo un poquito. Al exhalar el abdomen, y así se completa el ciclo.

En yoga enseñamos también una práctica donde retenemos la respiración, un ejercicio que ayuda a la asimilación de la energía, al intercambio de gases internos, a potenciar el oxígeno, a que la mente se concentre de forma más plena. Aquietar la mente es el propósito final de la respiración y de las posturas. Cuando la mente se aquieta se puede entrar en contacto con lo que está más allá de la mente, con Dios.

3. El sistema de enfriamiento

Si el auto funciona sin un radiador que lo enfríe, se daña. Lo mismo sucede con el cuerpo y la mente. Al tercer principio lo llamamos "La relajación adecuada". 

La técnica se basa en la autosugestión, en comprender que existe una supremacía de la mente sobre el cuerpo. Si nosotros le decimos a este brazo que se tense, se tensa; así mismo, si le decimos al cuerpo que se relaje, nos vamos a relajar. 

El cuerpo registra todo lo que la mente envía. Entonces, usando la respiración como nexo, enviamos señales de relajación. 

4. El combustible

Aunque el vehículo esté en perfectas condiciones, sin el combustible adecuado no puede moverse. En el cuerpo, el combustible es el alimento.

El "vehículo humano" funciona con cualquier alimento, pero podemos potenciar su funcionamiento con la dieta adecuada. El cuarto principio es llevar una dieta adecuada, que es muy importante para el bienestar físico y mental.

El alimento influye sobre el cuerpo y sobre la mente. Somos lo que comemos. La cualidad del alimento es muy importante, ¿qué energía tiene ese alimento? En ese sentido, aunque cualquier persona puede practicar yoga sin importar su alimentación, nosotros recomendamos la dieta vegetariana.

Si bien, llevar una dieta carnívora no es un obstáculo para practicar yoga, preferimos el alimento que viene de la tierra, para así estar en mayor armonía. El que quiere controlar su mente debe controlar su alimento.

La carne embota la mente, la vuelve pesada. Al morir, el cuerpo físico se separa del cuerpo astral, el cuerpo se queda sin energía. No hay energía en un animal muerto. Cuando matamos a un animal, además de la responsabilidad de esa vida, solo queda carne en proceso de descomposición, ya no hay energía ahí. 

Una vaquita forma ese cuerpo tan enorme y fuerte comiendo solo pasto. El reino vegetal es el que tiene el poder de sintetizar la energía del sol, transformarlo y entregarlo. Por qué comer la vaca si podemos ir directo a la fuente de energía, en el reino vegetal, antes que tomar la vida de un animal. 

Sin embargo, como dije, la dieta no es una limitación para practicar yoga. Sin duda, poniendo en práctica los otros principios va a notar cambios. Pero esta es nuestra sugerencia.

5. El conductor

El motor, la batería, el sistema de enfriamiento, el combustible, no son suficientes para mover un vehículo. Se necesita un conductor. En el cuerpo humano, el pensamiento es el conductor.

En este principio fomentamos el pensamiento positivo y la meditación. Esto nos lleva a ese estado de unión, de yoga.

En las charlas "Superando la ira" y "La conquista del miedo" (que ofrecerá en el evento Sadhana Yoga Conference 2014) se compartirán herramientas para trabajar estas energías negativas, que son muy destructivas. La ira una de las energías más dañinas para el ser humano y para el entorno; mientas el miedo nos paraliza y nos impide avanzar. No vamos a dominarlas un fin de semana, pero los maestros nos dan herramientas para ir superándolas cada día. 

* Recordamos nuestro especial: Silencio interior, el yoga vibra en Guayaquil

Los 5 principios básicos del yoga para cuidar la salud
Salud
2014-10-23T19:15:57-05:00
El maestro de yoga Swami Premananda compartió enseñanzas con este medio, en su primera visita a Ecuador. Él está en Guayaquil para dictar las conferencias "Superando la ira" y "La conquista del miedo" en el evento Sadhana Yoga Conference 2014.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérate a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo