Relación forzada de Lenín Moreno y Jorge Glas logró una fórmula política que estalló

Domingo, 6 de Agosto, 2017 - 00h00
6 Ago 2017

Fue un día en el que no había espacio para la discordia, o al menos era lo que se proyectaba públicamente porque había una contienda por ganar.

El mismo Lenín Moreno presentaba a quien sería su compañero de fórmula: “El de las hidroeléctricas..., el de la eficiencia en las empresas públicas..., el de la energía limpia, ese Jorge (Glas)”, decía el 1 de octubre del año pasado en el mitin de presentación del binomio de Alianza PAIS (AP) en el estadio del Aucas, en Quito.

Era un Moreno que resaltaba de blanco frente a la tonalidad verde de las camisas de Rafael Correa, Doris Soliz, Fander Falconí, de Glas. Se trató de una unión aprobada desde los graderíos del estadio, levantando un cartel. Un binomio hoy quebrantado ante las distintas corrientes que convergen en AP, según coinciden analistas y exmiembros del movimiento oficialista.

En un primer grupo están los que siguen a Correa y a Glas, quienes coinciden en las críticas contra Moreno. “Rechazo la deslealtad de quien, a costa de muchos sacrificios, incluso de jugarnos la vida, fue llevado a la Presidencia de la República por los militantes... de la Revolución Ciudadana”, decía Glas, vía Twitter, sobre el primer mandatario, luego de que este le retirara sus funciones este jueves. Liderando una segunda corriente está Moreno, apoyado por quienes fueron parte de AP como Gustavo Larrea.

El binomio Moreno-Glas se conformó así porque las encuestas favorecían al primero por encima incluso de Correa y Glas, según la encuestadora Monitor-Market a julio del 2016, en la que el actual primer mandatario alcanzaba una intención de voto del 33 % cuando todavía más del 50 % de los encuestados no decidían por quién se inclinarían.

Era conocido, dice Santiago Nieto, director de la encuestadora Informe Confidencial, que la corriente más dura del correísmo intentó en su momento que Glas sea el que vaya primero: “En algún momento cuando empezó a hacer las sabatinas, tuvo picos del 45 % de imagen positiva, pero luego se mantuvo en los rangos que dimos (32 %). En cambio, Moreno siempre tuvo una imagen positiva sobre el 60 %, inclusive cuando fue vicepresidente”, afirma.

Un mismo criterio tiene Blasco Peñaherrera, expresidente de la Cámara de Comercio de Quito y director de la encuestadora Market, quien dice que las denuncias de supuesta corrupción en las que se involucraba a Glas, ya en ese entonces, calaron en los niveles medios y bajos. “Se volvió en una especie de telenovela, se hizo popular esa trama y eso había que sopesar con la buena imagen que tenía Moreno, quien fue decisivo para el triunfo del binomio oficialista”.

Pero en el mismo acto, cuando el actual presidente aceptó la postulación como candidato, ya se advertían las posibles dificultades. Moreno dijo a los militantes: “Si surge algún escollo o distanciamiento, (espero que) con generosidad..., solidaridad, lo superen y vuelvan a abrazar al compañero, ¡porque el camino... es duro, duro, duro!”.

Mientras, Correa advertía también en el mitin que, según una encuesta, el 38 % de los ecuatorianos “quieren que siga la Revolución Ciudadana en la misma línea que con Alianza PAIS”, en contraposición al planteamiento de Moreno durante la campaña de “continuidad con cambios”.

El analista y consultor político Decio Machado asegura que la relación Moreno-Glas y su distanciamiento actual se explica en la forma como se construyó AP, como un movimiento creado a pocos meses del proceso electoral del que resultó ganador en 2006. “La estructuración se da con AP en el poder, es un partido construido desde el poder sin antecedentes en las luchas políticas... por lo que se llenó de gente que tenía interés de formar parte de la función pública”, refiere Machado.

A ello se suma, agrega, que sus principios ideológicos se han conformado bajo una lógica dominada por el expresidente Correa. Es un liderazgo que se contrapone, asevera Machado, con el perfil de Moreno.

Vea también: Alianza PAIS señala a Gustavo Larrea en medio de su crisis política

Gina Godoy, exasambleísta oficialista y actual coordinadora del Ministerio de Justicia en la Zona 8, afirma que en AP hay un mismo nivel de participación, pero reconoce que era imposible que Moreno calle tras los cuestionamientos de Glas: “En el tiempo en que el compañero Correa estuvo al frente de la Presidencia, en los dos momentos que contó con Lenín y Jorge como sus binomios, nunca hubo un militante que le faltara el respeto a Rafael, cosa que no ha ocurrido con el compañero Lenín y sin duda es una práctica con la que estoy en total desacuerdo”.

Godoy junto a Paola Pabón (actual secretaria de la Política), fueron sancionadas en octubre del 2013 por AP en torno al tema de la legalización del aborto cuando eran asambleístas.

A esta divergencia de corrientes se suma que Moreno y Correa evidenciaban diferencias desde 2009. Un ejemplo fue el paro de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) en rechazo al proyecto de Ley de Aguas y de la Unión Nacional de Educadores contra la Ley de Educación General, en septiembre de ese año.

Correa rechazó las protestas y las calificó de “fracaso”. Sin embargo, Moreno, en ese entonces como vicepresidente, declaró que los incidentes se habrían ahorrado si se hubiese dado un “diálogo fluido”.

Otro punto de discordia fue cuando Moreno, durante su discurso de despedida en agosto del 2012, conminó a todos los que se han “extraviado” de la revolución ciudadana a que regresen, aunque se hayan equivocado. Fue una actitud no compartida por Correa, quien expresó en una de sus sabatinas que “en los traidores sí se puede confiar... nunca cambian”.

Vea también: Lenín Moreno: Lastimosamente ingeniero Jorge Glas, el dedo apunta cada vez más hacia usted

María Paula Romo, exmiembro de AP, sostiene que la división entre Moreno y Glas era previsible. “Si algo nos ha enseñado Correa es que le gustan los subalternos sumisos y creo que se equivocó mucho en pensar que un presidente jugaría ese papel, era previsible una serie de tensiones... Creo que todo se aceleró por la grave crisis económica que encontró Moreno... No solo era cuestión de estilos, sino un problema de la realidad en materia económica y de corrupción”.

Romo, como parte del movimiento Ruptura de los 25, dice que abandonó AP entre 2010 y 2011, al percatarse de que no había el interés real de luchar contra la corrupción. Y frente a la actitud de desviar la atención que dice que se tenía tras cada acto ilícito que se investigaba: “Las acusaciones sobre los presuntos pactos entre Moreno y el bucaramato son un pretexto de un ala del correísmo para distraer la atención, un ejercicio de cinismo, ellos también dialogaron con figuras de diferentes partidos como (Marcela) Aguiñaga que trabajó en el estudio jurídico de Heinz Moeller (político del PSC), quien no es una figura de la izquierda”.

Aguiñaga es una de las que defiende a Correa y Glas y ha criticado el supuesto pacto de Moreno con el bucaramato: “Tiempos apocalípticos, simpatizantes y admiradores de #Bucaram, convocan a la Plaza Grande a defender a #Lenin”, (sic) divulgó en Twitter este viernes.

Peñaherrera considera que al país le queda afrontar las consecuencias de esta fractura en un contexto de crisis económica.

Y en esa línea, asegura, hay que hacer un mea culpa en la relación de la clase empresarial con el gobierno de AP durante la última década. “El sector empresarial se benefició del tiempo de bonanza económica redistribuida desde el Estado. Hoy el desempleo ha tenido un crecimiento... cuando las utilidades de las 500 empresas más grandes sobrepasa el 12 %. Y eso siempre sucede en el populismo. El primer gobierno populista fue el de Francisco Franco, en España, y los que se beneficiaron fueron las élites y el grupo más cercano a él”, dice.

Dentro de AP solo oportunistas pueden adherirse al ataque sistemático de nuestra causa... el 2 de abril no ganó una persona, ganó un proyecto, una causa”.
Gabriela Rivadeneira,
Secretaria de AP

Cuando el pastel se queda corto de tanto repartituti dirán que la culpa es de (Rafael) Correa... la mesa servida no durará mucho tiempo” (sic)
Fernando Alvarado,
Exsecretario de Correa

El populismo (corriente ideológica del correísmo) tiene elementos únicos como la esencia del oportunismo, decir lo que la gente quiere escuchar”.
Blasco Peñaherrera,
Encuestador

El próximo paso (de Moreno) debería ser una reforma profunda que garantice una verdadera independencia de poderes con reformas a la Constitución”.
María Paula Romo,
Ex-AP

La aportación de votos que pueda haber hecho Glas al binomio de AP es ínfima... No creo que Glas haya dado mucha rentabilidad política a la candidatura”.
Decio Machado,
Consultor

El proyecto político de AP ha tenido muchas coyunturas que han generado diferencias, muchas se han procesado internamente, otras públicamente”.
Gina Godoy,
Exasambleísta AP

(I)

Relación forzada de Lenín Moreno y Jorge Glas logró una fórmula política que estalló
Informes
2017-08-06T00:00:15-05:00
[VIDEOS] La oposición ha surgido del mismo Alianza PAIS con un fraccionamiento tras la conformación del binomio.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérate a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo