Hincha de Barcelona muere aplastado por la multitud en exteriores del Monumental

Un hincha falleció el domingo en los exteriores del estadio Monumental, donde se jugó el partido entre Barcelona y Emelec.

La muerte del aficionado torero, cuyo cuerpo en la calzada fue cubierto con una bandera del equipo amarillo, se reportó cerca de las 14:00, tres horas antes de que se iniciara el juego.

El hombre, identificado como Mauro Delgado, tenía 52 años y era oriundo de Quito. Versiones preliminares indican que el aficionado habría muerto aplastado por la multitud cuando intentaba entrar al estadio, que estaba lleno.

Ante la desesperación de entrar, la multitud se habría abalanzado y provocado que la víctima cayera y fuera aplastada.

El hombre, al parecer, padecía de problemas cardiacos y un cuadro de diabetes.

Después de lo sucedido, una ambulancia llegó al sitio, pero un médico comprobó que el hincha amarillo, que había asistido con la ilusión de ver a su equipo campeón, ya no tenía signos vitales.

El hombre estaba junto a una hija cuando pasó el accidente, fue aplastado por la multitud, lo que le provocó una asfixia. "Inmediatamente personal policial ayudó a la joven, aunque al intentar hacer lo mismo con su padre, este ya no tenía signos vitales", informó el Ministerio del Interior en un comunicado.

Un fiscal dispuso el levantamiento del cadáver y su posterior traslado hasta el Laboratorio de Criminalística y Ciencias Forenses, en el oeste.

Personal de Medicina Legal acudió a los exteriores del estadio para cumplir con el levantamiento del cadáver que estaba en la calzada, rodeado de algunos aficionados que se detenían y lamentaban lo sucedido antes de esta fiesta deportiva dominical.

En redes sociales también hubo reproches y condolencias para la familia de este fanático, que encontró la muerte en un partido decisivo para su club.

Las puertas del escenario del estero Salado se abrieron a partir del mediodía, pero ya desde tempranas horas se veían largas filas de aficionados que buscaban ganar uno de los primeros lugares.

Y es que ayer no solo llegaron hinchas barcelonistas de Guayaquil, sino que hubo barras que arribaron de diferentes partes del país, para presenciar este partido que no se transmitió en televisión abierta para la ciudad. El estadio, antes de las 17:00, estaba lleno en sus localidades. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: