Diabetes, enemiga silenciosa que está ganando más vidas

La torta, el manjar y los helados eran los postres preferidos de Regina de Mera. Tenía mucha sed e iba al baño a cada rato, pero no sabía que padecía diabetes hasta que una cuñada se percató que había bajado de peso. Una prueba le confirmó que sus niveles de glucosa (azúcar) estaban sobre los 400 mg/dl.

Ella reconoce que inició un tratamiento, pero por momentos se descuidó, pero añade que durante estos 15 años de la enfermedad sus hábitos alimenticios cambiaron. Acude puntual a las consultas en el centro de salud pública, toma la medicación y evita los dulces.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la diabetes es una grave enfermedad crónica que se desencadena cuando el páncreas no produce suficiente insulina (una hormona que regula el nivel de azúcar, o glucosa, en la sangre), o cuando el organismo no puede utilizar con eficacia la insulina que produce. Llevar una vida sedentaria, tener malos hábitos alimenticios, consumir alcohol o cigarrillo o el incremento progresivo de peso puede provocar con el paso de los años que una persona tenga una mayor probabilidad de desarrollar diabetes, según médicos.

Hamilton Abad Gualpa, médico endocrinólogo del hospital Abel Gilbert Pontón, dice que en Ecuador, de acuerdo con cifras de la Federación Internacional de Diabetes (FID), la prevalencia es de 6,5 %, alrededor de 830 mil personas con diabetes.

Un primer informe mundial de esta enfermedad publicado por la OMS este año revela que 422 millones de adultos tenían diabetes en 2014, frente a los 108 millones de 1980. Para el 2040 la cifra estimada será de 642 millones, revela la Fundación para la Diabetes.

Abad señala que ante estas cifras alarmantes es necesario que hoy, que se recuerda el Día Mundial de la Diabetes, se insista en la campaña de prevención para evitar que se generen otras complicaciones como pie diabético, una enfermedad renal crónica o una retinopatía que puede provocar ceguera y que son en su mayoría las que presentan los pacientes que llegan al hospital.

El lema de este año lanzado por la FID en este día es Ojo con la diabetes, con el objetivo de que la promoción vaya dirigida a la detección de la diabetes tipo 2 (de inicio en edad adulta) y la detección de las complicaciones de la diabetes tipo 1 (en la infancia) y 2.

Noralma Mosquera, jefa del servicio de Nefrología del hospital Luis Vernaza, señala que todo paciente diabético que tiene muchos años de evolución, otras enfermedades asociadas, principalmente la hipertensión, y que no ha llevado un buen control de su enfermedad en un lapso de 10 a 15 años muy seguramente va a padecer enfermedad renal.

Mosquera dice que la única manera de detectar una enfermedad renal es efectuándose exámenes de sangre y de orina porque no hay ningún síntoma que dé una alerta. Por eso, insiste, en que el paciente que tiene más de cinco años con diabetes, además del endocrinólogo debería tener una valoración de nefrología.

Expresa que el daño que causa la diabetes es principalmente en la microvasculatura de ojos, corazón, riñones y extremidades exteriores. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: