Recuperar mercado, meta tras acuerdo de Ecuador con Unión Europea

Es un bloque de 28 países (la salida de Reino Unido está en proceso) a los que Ecuador envía principalmente materia prima: banano, camarón, atún, flores y productos derivados como esencias de café, chocolates... Y de la Unión Europea (UE), en cambio, el país importa primordialmente disolvente, medicamentos, vacunas, automotores, hornos eléctricos industriales, reactivos para los diagnósticos en laboratorios, maquinarias para la industria local...

Este es un intercambio que tiene una balanza positiva de $ 771,1 millones para el país entre lo que se exportó e importó de enero a agosto de este año. Se trata de un trueque comercial que ha sorteado obstáculos por la imposición de medidas de ambos lados, lo que impactó el comercio.

Para Perú y Colombia –países vecinos que están entre los principales competidores de Ecuador en el mercado de la UE–, rige desde marzo y agosto del 2013, en su orden, el Acuerdo Comercial Multipartes con el bloque europeo que permite la entrada de sus principales productos de exportación libre de aranceles. El país recién podrá enviar en iguales condiciones a partir de enero próximo, si es que los legislativos de ambas partes ratifican la adhesión a este pacto comercial firmado el viernes pasado. En representación del régimen estuvo el vicepresidente de la República, Jorge Glas, y por la UE, la comisaria de Comercio Exterior, Cecilia Malmstrom.

Esta firma de adhesión es clave, señalan expertos y empresarios consultados, ya que la UE representa el 23,76 % del total de las exportaciones no petroleras ecuatorianas. Alemania, España, Países Bajos, Italia, Francia y Bélgica concentran el 83 % de esta oferta nacional no petrolera.

De allí la necesidad de diversificar la exportación, encontrar nuevos nichos para productos no tradicionales en un mercado con altos estándares de calidad, dice Roberto Aspiazu, presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano: “Es importante que haya un empeño de actores públicos y privados (...) para establecer un programa de difusión de los beneficios del acuerdo... Hay nichos en los que eventualmente podemos crecer”, asegura.

Un análisis publicado en septiembre pasado por el Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Pro Ecuador) da cuenta de los productos no tradicionales nuevos que han entrado al mercado europeo desde el 2013: quinua y maníes con cáscara (agroindustria), azúcares de caña, extracto y preparaciones de malta, grasas y aceites vegetales (alimentos), cuero y pieles en estado seco (calzado), aceite de pescado en bruto, cazones y demás escualos (pesca).

Para José Hidalgo, gerente de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), los más de tres años de vigencia del acuerdo para Colombia y Perú les ha dado ventajas: “Pese a que Ecuador tuvo preferencias arancelarias durante este tiempo, para los importadores europeos una cosa es tener un proveedor que cuenta con preferencias arancelarias temporales..., y otra cosa es negociar con uno cuyos productos gozan de preferencias arancelarias indefinidas... Este tiempo generó pérdidas de negocios para las exportaciones locales”.

Con Colombia, la competencia se centra principalmente en banano, flores, café. Los exportadores colombianos superaron a Ecuador en ventas totales de banano fresco a la UE en 2013 y 2015. El banano nacional paga aranceles para ingresar al mercado europeo, que se reducirían gradualmente a partir de enero de 2017 cuando entre en vigencia el Acuerdo Multipartes.

Colombia y Perú también han superado a Ecuador en exportaciones de café a la UE. Sin embargo, el país es el principal proveedor externo (país fuera de la UE) de ese mercado de extractos, esencias y concentrados de café seguido por Suiza y Brasil.

El cacao es otro de los productos que tradicionalmente se han exportado a Europa. Ecuador es el quinto proveedor de cacao en grano seguido por Perú. Pero en cacao en polvo, por ejemplo, los peruanos obtuvieron casi el doble de ventas que Ecuador en 2015. Y en la venta de chocolates, Colombia supera a Ecuador.

Juan Pablo Zúñiga, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao, afirma vía e-mail a EL UNIVERSO que la firma del acuerdo comercial implicará que “los países importadores vean más atractivo acceder a una excelente calidad de cacao, a mejores precios, con relación a otros países productores y comercializadores”.

El camarón, en cambio, entra con un arancel del 3,6 % que se eliminará a partir de enero próximo si entra en vigencia el acuerdo. Ecuador es el principal proveedor de la Unión Europea de camarón desde 2007. El país ha escalado posiciones. Por ventas se ubicó en quinto lugar, en 2004; tercero, en 2006, luego de la mancha blanca.

Según el informe de Pro Ecuador la potencialidad también está en el jugo de frutas o verduras con o sin adición de azúcar, de la que el país es el principal proveedor externo a la UE seguido por Turquía y Perú. En confitería de azúcar sin cacao se generaron divisas para el país durante 2015 por un valor de $ 4’468.000. Colombia obtuvo $ 4’681.000 por los envíos de este mismo tipo de productos a la UE.

Para Aspiazu, el mercado exportador nacional ha perdido competitividad por factores como la apreciación del dólar y la carga tributaria y administrativa que ha impactado en los costos de producción.

“En el caso del banano..., habíamos venido perdiendo competitividad debido a que los niveles arancelarios que paga Colombia, Guatemala, nuestros principales competidores en esta área, son menores a los que nosotros pagamos por un monto anual que va de $ 40 a $ 50 millones, lo que ha significado un mayor precio para la fruta ecuatoriana. Esto va a tener que nivelarse en los próximos tres años”, dice. Para Hidalgo, los resultados se verán a largo plazo cuando se concreten nuevas oportunidades de negocios.

Eduardo Ledesma, director de la Asociación Nacional de Exportadores de Banano: El objetivo es subir un 5% cada año el volumen de lo que se exporta

Además de la firma del acuerdo con la UE, esperamos que se ratifique en diciembre de tal suerte que entre en vigencia el 1 de enero de 2017. El reto está en ganar el mercado perdido para seguir siendo el principal proveedor de banano a Europa y ser competitivos con la reducción de los costos de producción, incrementando la productividad y eliminando trámites y gastos engorrosos, que nos impiden ser iguales o más competitivos que Colombia y Centroamérica. Ecuador produce en promedio 1.800 cajas por hectárea. Colombia entre 2.000 y 2.500; Costa Rica de 2.500 a 3.000; Guatemala 4.000 cajas.

A Europa se exportan entre 60 y 90 millones de cajas cada año, el 30% del volumen total de exportación que son unos 300 millones de cajas. El objetivo es aumentar el 5% lo enviado cada año durante los próximos cinco años.

La eliminación del arancel, que hoy paga el banano nacional por entrar a Europa, significa que los importadores nos comprarán más.

En la producción hay retos como cambiar la matriz energética de diésel a electricidad, así se reducen los costos y el Estado ahorra por la disminución de importaciones. También, al productor local le falta tener un contrato formal con los exportadores que permita el acceso a líneas de crédito para fertilizantes, control de plagas y enfermedades, tener un buen riego, más las certificaciones para incrementar la productividad en un año y pagar las obligaciones bancarias.

Bruno Leone, presidente de la Cámara Nacional de Pesquería: Se espera transferencia tecnológica y acceso a bienes de capital de UE

 

El Acuerdo con la Unión Europea (UE) es uno de los objetivos que ha buscado la industria pesquera y particularmente la atunera desde hace más de diez años, es un mercado clave. Actualmente, la UE es el destino del 60 % del atún exportado por Ecuador al mundo. En los dos últimos años, las ventas a este mercado bordearon los $ 506 millones, sosteniendo anualmente el empleo de más de 24 mil personas, además de contribuir al empleo indirecto de industrias conexas de la cadena de valor.

El sector atunero particularmente apunta, con el acuerdo comercial, a tratar de mantener su posicionamiento competitivo, muy deteriorado en los últimos años. La situación competitiva en la UE es compleja, hay importantes países proveedores que también han logrado acceso libre de aranceles y otros que buscan obtenerlo, esto dificulta el escenario de competencia para Ecuador, en donde producir cuesta más en términos relativos, por las cargas administrativas y tributarias, tramitología, entre otros, sumado a una coyuntura de un dólar fortalecido.

Con el acuerdo se esperan mejores condiciones para el acceso a bienes de capital y transferencia tecnológica. Sin embargo, los procesos de integración comercial son solo una parte de un conjunto de medidas que deben converger para ser más productivos y competitivos. Deberá enfocarse en lograr implementar un modelo de crecimiento que fomente la inversión e iniciativa del sector empresarial, de manera efectiva, con acciones concretas. Ese es el desafío central.

Genaro Baldeón, presidente ejecutivo de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador: Vehículos europeos representan el 2% del total de importaciones vehiculares del país

La firma del Acuerdo Comercial con la Unión Europea (UE) representa un hito de varias aristas en la política comercial del país, que tendrá efectos sistémicos en la economía nacional. Sus beneficios se han visto incluso desde antes de la entrada en vigencia del acuerdo. En efecto, como parte de la preparación para la suscripción de este acuerdo, el Gobierno revisó y eliminó medidas, especialmente de restricción de importaciones, para responder a compromisos internacionales.

Sin embargo, más allá de la liberación de los aranceles que se realizará de forma progresiva, el acuerdo comercial en sí mismo es un instrumento que va a favorecer al sector automotor.

Desde nuestra perspectiva, es un mensaje muy positivo sobre el rumbo que puede tomar la política económica internacional de Ecuador. En cuanto a los beneficios directos relacionados con el comercio de vehículos, una de las medidas anunciadas es la eliminación de los cupos de importación, medida que no se limita a los vehículos de la UE. Es importante aclarar que los vehículos importados de Europa representan apenas el 2 % de las importaciones vehiculares del Ecuador, es decir, se trata de una participación bastante pequeña.

De hecho, el impacto positivo del acuerdo no está necesariamente relacionado con la posibilidad del ingreso de vehículos. La consecuencia más determinante de la concreción de este anuncio es que el sector empresarial automotor mejorará su capacidad de planificación y previsión y esto se verá reflejado en beneficios para los consumidores.

En lo relacionado con la desgravación, las nuevas condiciones de acceso al Ecuador regirán para todas las marcas que cuentan con plantas en territorio europeo, independientemente si se trata de empresas de otros orígenes. Tal es el caso de Ford, Nissan o de Toyota, que cuentan con plantas en el Viejo Continente.

Como parte de la negociación se establecieron periodos de desgravación para canastas de productos, que se pensaron en función de proteger sensibilidades productivas del país. En el caso del sector automotor, el punto de partida de la desgravación es el arancel vigente al momento de la negociación y se consideran 4 periodos: inmediato, 5, 7, 10 años, a partir de la entrada en vigencia, que se tiene previsto sea desde enero de 2017, en caso de que las partes lo aprueben.

Cabe resaltar que desde el primer día de vigencia del acuerdo ya se contará con una reducción porcentual del arancel. Por ejemplo, un automóvil de 1.500 cc que actualmente está sujeto a un arancel del 40%, a la entrada en vigencia del acuerdo pasará a pagar 34,3 % el primer año, 28,6 % el segundo año y la desgravación continuará hasta llegar a 0 % en el año siete. 

José Campuzano, presidente de la Cámara de Exportadores de Camarón: Hay inversiones que dependían de garantizar el acceso a Europa

 

Para el sector camaronero, el acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) trae la posibilidad de defender su cuota de mercado desde una mejor posición arancelaria a la lograda mediante las preferencias arancelarias SGP plus y las preferencias actuales.

El camarón ecuatoriano pasará a pagar 0 % de arancel, frente al 3,6 % que paga actualmente. Esto equipara las condiciones de competencia frente a lo que países camaroneros centroamericanos obtuvieron desde la entrada en vigor de su Acuerdo Comercial con el bloque europeo. El acuerdo permitirá defender un mercado equivalente a 200 millones de libras de camarón que año a año el país exporta al Viejo Continente y brindar seguridad a las inversiones que empresas europeas han realizado en el sector camaronero nacional.

Para el sector camaronero, el mercado de la UE representa el ingreso de más de $ 800 millones en ventas. Pero no solo eso, pues Europa ha hecho considerables inversiones en la cadena productiva, las que dependían de garantizar el acceso a ese mercado.

Si el Parlamento Europeo aprueba el acuerdo la semana del 12 de diciembre, las autoridades en el país deberán trabajar para que se cumplan los pasos necesarios antes de fin de año, pues de lo contrario, no seríamos beneficiarios de la rebaja de aranceles, lo que tendría un impacto en las exportaciones. Cualquier retraso puede tener consecuencias negativas Confiamos en que las aprobaciones se darán.

Alejandro Martínez, presidente ejecutivo de Expoflores: La gran masa de empresas europeas son principalmente pymes

 

Es imprescindible recoger todo lo que el acuerdo comercial multipartes con la Unión Europea (UE) significa para las exportaciones de flores, un sector que en su inmensa mayoría está compuesto por pymes (pequeñas y medianas empresas). Si hacemos un análisis de la composición y comportamiento de la gran masa de empresas europeas, estas son principalmente pymes con una baja carga administrativa, que a su vez demandan de mayores servicios. Esta es la primera arista que un producto como flores debe atacar... No es sencillo entender el cambio de comportamiento del consumidor y del mercado en sí, pero sabemos que el área de servicios es el camino por el cual debemos iniciar esta nueva etapa comercial con la UE.

La apreciación por las variedades de flor que ofrece la actividad florícola de Ecuador es otra arista. La relación estrecha que debe mantenerse entre el obtentor de variedades y el productor es fundamental.

El recientemente aprobado Código de Ingenios no favorece a esta estrategia, al contrario, la pone en serio riesgo, así como al proceso de innovación de los creadores ecuatorianos. Normalmente pensamos en innovar primero, y nos olvidamos de la esencia del consumidor, y esto es confianza. Primero debemos generar confianza de calidad y volumen, antes de innovar, antes de marcar una diferencia trascendental en el mercado. La tercera arista atractiva para los productores es la automatización, proceso que toda actividad agropecuaria debe enfrentar. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: