Jóvenes esperan propuestas sobre cambios en asignación de carreras

Es la primera vez que Juanita López, de 18 años, ejercerá su derecho al voto en una elección presidencial, y tiene muchas expectativas no solo sobre quién gobernará el país en los próximos cuatro años, sino también de los cambios que jóvenes como ella, que recién ingresan a la universidad, esperan se concreten en la educación superior.

El tema ha sido abordado por algunos de los precandidatos, quienes han criticado el que los jóvenes tengan que someterse a evaluaciones y obtener determinados puntajes para acceder a la carrera de su predilección. Algunos lo logran, otros no.

Y entre estos últimos está Antony del Valle, de 19 años. Él comenzará a cursar el primer año de Archivología, pero no es lo que él anhelaba estudiar. “Yo quería estudiar Ingeniería en Sistemas, y ya no me quedó más que aceptar la carrera, igualmente tengo que estudiar y ver cómo cambiarme después”, manifestó.

Cinthya Viteri y Guillermo Lasso proponen revertir el método de asignación de cupos de carreras universitarias. El último, incluso, habló de la eliminación de la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), que es la encargada del proceso de repartición.

A esta propuesta Luis Garcés, director de la iniciativa Voto con Identidad, le llama libertad de acceso a las universidades públicas. “El resultado de una prueba estandarizada no debe definir en quién quiero convertirme”, asegura y explica que su agrupación, sin identidad partidista y que por ahora agrupa a unas 20 personas, busca que la juventud se apodere de los espacios políticos y de debate, y proponga cambios concretos.

Garcés sostiene que las próximas elecciones serán las de mayor porcentaje de votantes jóvenes de entre 16 y 35 años, con el 45% del padrón.

Mientras que el Consejo Nacional Electoral (CNE) informó que el 5 % del registro electoral (esto es 676.401 electores) corresponde a adolescentes de entre 16 y 18 años, para quienes el sufragio en febrero próximo es una opción facultativa.

Janio Cerezo, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE), en Guayaquil, indica que el tema de la falta de empleo también preocupa a los jóvenes, quienes esperan escuchar de los candidatos propuestas para generar trabajo.

“La juventud siempre es castigada en este tema, porque le piden experiencia, requisitos a veces exagerados, y mantenerse en los estudios necesitan tener un empleo...”, sostuvo.

Otro tema que está entre las prioridades de cambio de algunos jóvenes es el aumento del consumo de droga. “Eso ha dañado a la juventud, eso debe mejorar el próximo gobierno”, reflexiona Antony del Valle.

Y algunas organizaciones políticas también han abordado la problemática. Por ejemplo, Fuerza.Ec, cuyo candidato a la presidencia es Dalo Bucaram, ha anunciado el proyecto Un Ecuador sin H, en el que propone la eliminación de la tabla de consumo de drogas.

Danny Zambrano, director del Frente de Juventudes de Centro Democrático, cuenta que su agrupación política está organizando talleres a nivel nacional dirigidos a jóvenes con problemas de adicción. “También hacemos campañas preventivas”. (I)

Que no traten de persuadirlos con cosas materiales, sino que haya un cambio radical en la educación, que al salir del colegio (los jóvenes) estén capacitados para ir a la universidad”.
Juanita Lopez,de 18 años

Este Gobierno nos obliga a estudiar una carrera que no queremos, una vez he dado la prueba de la Senescyt y por eso no pude ingresar a la Policía. Tiene que cambiar el sistema. 
Michael Pezo, de 21 años

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: