El chancho llegó para quedarse en las mesas guayaquileñas

El hornado, la fritada y otras delicias elaboradas con cerdo son autóctonos de la sierra ecuatoriana. Sin embargo, una vez llegados a este suelo conquistaron el paladar de los guayaquileños.

Hoy, platillos como el yapingacho y el caldo de salchicha ya son parte de nuestra gastronomía.

Al caldo de salchicha, que originalmente se preparaba en una versión dulce en Latacunga, según el economista Carlos Cañar, propietario de Aquí es Carmencita, lo sazonaron con sal obteniendo una verdadera delicia que cada fin de semana es demandada por los paladares más exigentes.

Su laboriosa preparación es un asunto delicado pues se trata de los intestinos del puerco, de ahí la importancia de su prolija limpieza. ¿Un truquito para saber si ese caldo no le hará daño? Perciba su olor primero.

Volviendo a la historia, en la festividad del bombero cada 10 de octubre salía a la palestra la preparación de este manjar elaborado con vísceras. A los voluntarios se les entregaba ollas y ellos felices degustaban. De allí proviene el nombre de caldo de manguera. Sin el cerdo traído por los españoles no existiría. Allí se mezclaron los sabores de América con los de Europa, afirma la historiadora Jenny Estrada. (F)

Receta del Caldo de salchicha

Ingredientes:

1 tripaje de cerdo con las vísceras
10 limones, hierbaluisa y hierbabuena, harina
6 cebollas coloradas, 3 ramas de cebolla blanca
3 pimientos y 4 tomates, ajo, orégano, oreganón, cilantro, perejil, albahaca, comino, pimienta, sal y achiote
2 litros de sangre de cerdo (fresca)
1 libra de arroz cocido
10 hojas de col cocida y 6 verdes en trozos

Preparación:

Lavar el tripaje con limón, hierbabuena, infusión de hierbaluisa y harina y enjuagarlo varias veces. Hacer refrito con achiote, tomate, pimiento, cebollas, ajo y sazonar con pimienta, comino, sal, orégano, culantro, hierbabuena y albahaca.

En la mitad del refrito cocinar con mucha agua las vísceras. Para rellenar las tripas gruesas poner en un tazón la sangre, arroz, col cocida y en tiras finas y la otra parte del refrito.

Para rellenar las tripas finas rallar el verde y sazonar. Agregar al caldo los verdes. Cuando ya estén cocidas las vísceras retirarlas y en este caldo poner las salchichas rellenas, procurando pincharlas con palillo para evitar que se revienten. Rectificar la sal y la pimienta. Para servir, corte en trozos las vísceras y las tripas rellenas.

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: