CAL interrumpirá vacancia para calificar reforma legal

El seguro de desempleo, que forma parte del proyecto de Ley Orgánica para la Optimización de la Jornada Laboral y Seguro de Desempleo -entregado ayer a la Asamblea por parte del Ejecutivo- sustituirá al aporte al fondo de Cesantía del IESS, que se paga por parte de patronos y afiliados de la Seguridad Social, desde la fecha de aprobación de la ley. Así lo explicó ayer Richard Espinosa, presidente del IESS.

Así cualquier afiliado que tenga 24 aportaciones (siendo las seis últimas continuas) y que pudiera quedar en el desempleo podrá beneficiarse de este seguro que lo administrará el IESS. Este seguro pagaría una mensualidad, desde el cuarto al octavo mes de desempleo con una escala descendente: el cuarto mes se le pagaría el 70% del promedio del salario de los últimos 12 meses y al octavo mes se le pagaría 50%, explicó el funcionario.

El aporte del 3% que hacía el afiliado para la Cesantía se distribuirá en dos partes: 1% del empleador irá al fondo solidario del seguro de desempleo y el 2% a la cuenta individual del afiliado. Además, aclaró que lo acumulado en Cesantía hasta la fecha de la aprobación de la ley se respeta.

Es que ayer, a las 17:00, tanto Espinosa como el ministro de Trabajo, Leonardo Berrezueta, entregaron la propuesta que también establece una jornada reducida de trabajo, cambios a la Ley de Pasantías y un incentivo para el empleo juvenil.

La presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira (AP), anunció el levantamiento de la vacancia legislativa a fin de que el Consejo de Administración Legislativa (CAL) pueda calificar el proyecto económico urgente y para que la Comisión de los Trabajadores lo trate de manera inmediata.

Dentro de los cambios está la posibilidad de que tras un acuerdo entre empleadores y trabajadores se pueda reducir la jornada laboral a 30 horas. El ministro Berrezueta confirmó que se descartó la idea del paro parcial que reducía hasta un 50% la jornada. Adicionalmente, se crea la figura de jornada extendida en la que se puede redistribuir las 40 horas de trabajo siempre y cuando no se excedan las 10 horas diarias.

En el caso de la Ley de Pasantías, explicó Berrezueta, se elimina la obligatoriedad de pagar un salario básico al pasante y se lo reemplaza por un estipendio que cubriría alimentación y movilización. Los empleadores deben cancelar el 100% de la afiliación al IESS.

Además se propone que el primer empleo de los jóvenes entre 18 y 24 años tenga un incentivo: el Estado pagará la seguridad social que corresponde al empleador hasta por dos salarios básicos unificados.

El ministro Berrezueta insistió en que esta propuesta no tiene que ver con una precarización laboral. (I)

12,6
Por ciento

es el índice de desempleo existente en jóvenes de 18 a 24 años, según el Ministerio del Trabajo.

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: