A $8.000 millones ya llega deuda con Biess

A $ 8.000 millones llegó, hasta noviembre del año pasado, la deuda que tiene el Gobierno con el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) por concepto de bonos del Estado, afirmó el presidente Rafael Correa en su último enlace sabatino.

El mandatario mostró un cuadro estadístico en el que se indica que el Biess ha invertido $ 7.381 millones en bonos, lo que representa el 45% de su portafolio de inversiones.

Según el Ministerio de Finanzas, existen $ 762,1 millones de deuda directa del Gobierno con el IESS.

Así, el IESS se ha convertido en el principal acreedor del Estado, incluso por encima de países prestamistas como China (sumaba $ 5.466,4 millones hasta diciembre de 2015).

Según Fausto Ortiz, exministro de Finanzas del actual régimen, en este Gobierno el Biess tomó un “rol protagónico” entre los acreedores, pues afirma que hasta fines del 2009 la deuda interna (en la que constan, entre otras, las obligaciones con el IESS) sumaba $ 2.842,2 millones, es decir, representaba el 4,5% de la deuda total. Ahora llega a los $ 12.546 millones, el 12,7%.

Correa aseguró el pasado sábado que el IESS tiene un superávit de caja de $ 700 millones al año y que se le estaba dando un subsidio de $ 1.100 millones anuales pese a que, según él, no lo necesitaba.

Con ese dinero, dijo, el Biess adquiría los bonos. “Por eso le debemos $ 8.000 millones de nuestra propia plata”.

El presidente incluso consideró que “sin esa deuda, la deuda pública estaría en 25% o 26% del PIB”. Correa dijo que ahora el Estado debe pagar $ 600 millones de intereses anuales.

Para Ortiz, buena parte de esos $ 8.000 millones tiene su origen en la forma de pago que adoptó el Gobierno para cubrir el 40% de contribución legal obligatoria que tenía el Estado con la institución. Esta fue eliminada el año pasado con la aprobación de la Ley para la Justicia Laboral.

Es decir que el IESS no recibía el efectivo, sino que le dio al Gobierno la facilidad de pagarle con bonos. Si no hubiese ocurrido así, el régimen habría tenido que endeudarse con terceros para cubrir la deuda.

Mauricio Pozo, exministro de Finanzas de Lucio Gutiérrez, afirma que gracias a la compra de bonos por parte del Biess el actual régimen fue beneficiado de liquidez.

Explicó que en la proforma del 2016 constan unos $ 1.000 millones de deuda interna que seguramente será aportada por el propio Biess. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: