Los bovinos en Ecuador, con menos población durante los últimos años

Domingo, 24 de Mayo, 2015 - 00h00
24 Mayo 2015

Las inclemencias del clima y las enfermedades son situaciones que por años han afectado al ganado en el país y que han contribuido con la tasa de morbilidad y mortalidad de la especie de los vacunos.

Las normas internacionales recomiendan que cada país tenga, por lo menos, un bovino por cada habitante, recuerda Teófilo Carvajal, gerente y representante legal de la Federación de Ganaderos del Ecuador (Fedegan), pero “tenemos un tercio por cada habitante”, sostiene.

La Encuesta de Superficie y Producción Agropecuaria Continua 2013 que publica el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) reportó ese año una población de 5’134.122 bovinos en el país, lo que evidencia una disminución frente a los 5’359.000 en el 2011 y los 5’236.000 en el 2012. El reporte del 2013 agrega que en ese año las reses perdidas por muerte fue de 206.191, por otras causas 34.053 y 16.187 las sacrificadas en la UPA (Unidad de Producción Agropecuaria).

Carvajal, veterinario con maestría en Genética, indica que la tasa de extracción (cifra de animales faenados respecto a la existente) en el país fue del 20% en el 2014. “Se sacrifican alrededor de un millón de reses por año en la matanza oficial”. Agrega que la tasa de mortalidad debe ser hasta el 6%. Insiste que hay una baja población de ganado y que la tasa de reproducción es del 49%, “baja comparada con otros países”. Ante esa diferencia tendría que haber un aumento no menor de 80 mil reses por año, refiere.

Expresa que las vacas deberían tener partos desde los 2 años, pero empiezan a los 3. “Un parto por año es lo ideal hasta los 13”, sostiene. Tras esa edad la hembra entra en un proceso a la vejez hasta los 15 o 16.

Margoth Hernández, subsecretaria de Ganadería, reconoce que en los últimos años “se ha producido una disminución del hato ganadero nacional” y se debe al faenamiento de hembras gestantes, lo que ya se está corrigiendo con la llegada de reses importadas de Paraguay y EE.UU., la mayoría hembras.

Asegura, para evitar que este tipo de faenamiento siga, Agrocalidad inició un control para aplicar la normativa que lo prohíbe en centros de faenamiento y camales municipales.

Carvajal indica que por el clima (altas temperaturas y la escasez o exceso de lluvias), el ganado cárnico en la Costa, especialmente en el sur de Manabí y norte de Guayas, es más afectado que el lechero en la Sierra donde el problema es la erosión de suelos que limita la producción. Dice que los niveles de mortalidad y morbilidad son altos en el Litoral. Allí, la mortalidad de terneros es del 10%.

Además, es difícil que los bovinos adultos alcancen un peso “ideal de 1.000 a 1.200 libras”, pues en época seca bajan a unas 700 u 800, ya que en temperaturas muy altas el animal se fatiga y solo se alimenta de 4 y 6 horas (las primeras de la mañana y las últimas de la tarde).

Indica Carvajal que ante un déficit o exceso de lluvias el pasto pierde su calidad y no aporta vitaminas y minerales para el ganado, por lo que bajan sus defensas y ocurren abortos. Además, adquiere enfermedades que proliferan en invierno como diarreas, gastrointestinales, pulmonares o parasitosis. Otras son las causadas por garrapatas, mosquitos y larvas que se alimentan de la sangre.

Hernández comenta que en no menos de 18 meses esperan tener los primeros resultados del plan de importación de reses desde Paraguay y EE.UU., para repoblar el sector ganadero y mejorar la genética de los animales. Ese es el tiempo en el que las más de mil vacas-vientre, que llegarán hasta mañana, empezarán a parir los primeros terneros, tras pasar por cuidados sanitarios y alimenticios. Se espera que en el futuro cada hembra tenga una cría al año.

Rodolfo Zambrano, ganadero de Manabí, dice que en vez de importar bovinos en pie se debió traer embriones y semen, ya que el país tiene las vaconas. Juan Zambrano, gerente de la Asociación de Ganaderos de Santo Domingo (Asogan), dice que la iniciativa del Ministerio de Agricultura, Ganadería Acuacultura y Pesca (Magap) es positiva, pero cuestiona la idea de repoblación con reses importadas. “Debería ser con ganado de pedigrí, puro”, indica.

Según Carvajal, las reses importadas no son para mejoramiento genético. “Para mejorar debe ser (ganado) puro porque cuando se hace un cruce de dos razas la primera generación nace fuerte, pero desde la segunda ya no porque hay una disgregación de caracteres y vamos a tener igual calidad de carne que supuestamente no es muy deseable para la importación”.

Luis Valverde, ministro (e) del Magap, dice que el proyecto de importación de reses sumado a la certificación de país libre de aftosa con vacunación, que Ecuador recibirá el próximo jueves en París, “abre un sinnúmero de oportunidades para comenzar a exportar carne seleccionada y productos lácteos y derivados”. (I)

Los bovinos en Ecuador, con menos población durante los últimos años
Ecuador
2015-05-28T20:24:04-05:00
El clima, las enfermedades y el faenamiento de las hembras gestantes, entre las causas.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérece a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo