Damián Díaz va tras la pista de otros artilleros

Ya incluyó su nombre en la lista de anotadores ilustres que en la historia del Clásico del Astillero hicieron media docena de goles y, en el 2016, Damián Díaz tiene –al menos en la segunda etapa– aún la oportunidad de jugar otra vez contra los azules.

El volante de Barcelona ya exhibe varias particularidades en los enfrentamientos contra Emelec y empieza a distinguirse como un protagonista importante en el duelo más tradicional del fútbol ecuatoriano.

Cuando el argentino perfora la valla millonaria, no hay derrotas ni empates para Barcelona; en cada una de sus dos fases como torero (la primera del 2011 al 2013 y la de ahora, desde este año) brilló en las dos mayores palizas canarias sobre los eléctricos (ambas 5-0); y entre los actuales futbolistas del Astillero, Díaz tiene más goles (Denis Stracqualursi, de Emelec, suma 4 en dos etapas).

El miércoles anterior, el Kitu convirtió, con la colaboración de Esteban Dreer, el tanto de la victoria 0-1 en el nuevo estadio Capwell. La anotación tuvo efectos múltiples: le aseguró tres unidades a su escuadra, lo distanció más en la tabla respecto de su escolta azul (6 puntos) y apuntala la aspiración barcelonista de coronarse sin necesidad de finales.

Además, el gol de tiro libre llegó al minuto de juego y queda en las estadísticas como uno de los más tempraneros en las siete décadas de disputa del Clásico del Astillero. El récord le pertenece a un prócer amarillo: el desaparecido Gonzalo Chalo Salcedo. El recordado atacante marcó a los 30 segundos en el arco de Cipriano Yulee en un empate a 2 en el Capwell, el 18 de agosto de 1957, por los antiguos campeonatos profesionales de Asoguayas.

El 14 de agosto de 2011, el Kitu empezó sus choques ante los emelecistas; fue visitante. No hizo goles y Barcelona no ganó (1-1, tantos de Fernando Morante y Luis Gordo Lucho Caicedo). Los toreros formaron así: Máximo Banguera; Miguel Ibarra, Iván Hurtado, José Luis Perlaza, Roosvelt Oyola; Aldo Duscher (Armando Wila), Caicedo, Matías Oyola, Díaz; Vinicio Angulo (Hólger Matamoros) y Pablo Palacios (Iván Borghello).

Tres meses después, en el Monumental, empezó el conteo de goles de Díaz en el Clásico del Astillero y la singularidad: si él anota, Barcelona solo gana ante Emelec. La victoria fue 2-1 (Vinicio Angulo hizo el restante) y la formación fue Banguera; Ibarra, Pablo Saucedo (Pavel Caicedo), Hurtado, R. Oyola; Caicedo, M. Oyola, Díaz, Matamoros (Dennis Quiñónez); Angulo (Bryan De la Torre) y Borghello. (D)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: