Sábado 27 de abril del 2013 Comunidad

La primera señal de satélite Pegaso fue reportada desde Alemania

Agencias-Redacción

La noche del jueves pasado se puso en órbita el satélite Pegaso. Su creador, Ronnie Nader, hizo el anuncio oficial.

La noche del jueves pasado se puso en órbita el satélite Pegaso. Su creador, Ronnie Nader, hizo el anuncio oficial.

Un radioaficionado alemán fue el primero en reportar los sonidos emitidos por el satélite ecuatoriano Pegaso, lanzado desde China, indicó ayer Ronnie Nader, director de la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana (EXA).

Nader comentó que Pegaso, un cubo de 10 por 10 centímetros y un peso de 1,2 kg que se lanzó a las 23:13 del jueves (hora de Ecuador), “desplegó las antenas” y en su lanzamiento “todo salió como se esperaba”.

“Ya un radioaficionado en Alemania lo captó brevemente (...) y nos lo pasó por internet”, dijo Nader al indicar que lo primero que escuchó fueron breves notas del Himno Nacional de Ecuador y parte de transmisión en varios códigos, entre ellos el morse.

El hecho de que se haya captado la señal –según Nader– es una prueba de que el satélite “ya se estabilizó, pues si se estuviera moviendo no hubiésemos podido captar ninguna señal”.

Ahora deben “ubicar bien” el aparato, que fue construido y diseñado completamente en Ecuador con aluminio, titanio, oro, plata y platino, entre otros materiales.

Ubicarlo puede tomar “horas o días”, pues está sujeto a que algunas estaciones den reportes: “Dependemos de otros, porque en el tema espacial el mundo es redondo y cuando aquí no lo vemos por el otro lado sí lo ven”, dijo.

Ahora están en contacto con radioaficionados de todo el mundo, señaló al comentar que para poder captar el audio del video de Pegaso “se necesita equipo especial que no todos los radioaficionados tienen”.

Los expertos ecuatorianos buscan más información en internet y en redes sociales ante la posibilidad de que alguien más haya captado señales de Pegaso, que se lanzó al espacio desde el centro espacial de Jiuquan, situado en la provincia china de Gansu, noroeste del país.

Puesta en órbita
“Mami llévame a ver las estrellas, quiero ir al espacio como mi Buzz Lightyear”, era la frase que Ian, de 4 años, le decía a su madre, Nancy Mosquera, mientras esperaban la puesta en órbita espacial de Pegaso, primer satélite ecuatoriano creado por la Agencia Espacial Civil Espacial Ecuatoriana (EXA) y que permitirá ver imágenes del espacio en tiempo real a través de la internet.

Ella y su hijo formaron parte de las decenas de personas que, el pasado jueves, se dieron cita en el auditorio del ECU-911, de La Puntilla, para ser partícipes de un hecho sin precedentes en la historia espacial del Ecuador, que nació en el 2007, con la creación del Programa Espacial Civil Ecuatoriano (PECE).

Desde las 21:30, funcionarios de Estado y familiares empezaron a llegar al sitio.

A los pocos minutos los asistentes vieron encenderse una pantalla gigante, en ella se observaban imágenes de otras estaciones de auxilio del país. Eran las de Machala, Esmeraldas, Santo Domingo, Quito, Cuenca y Ambato, que también se sumaban a la transmisión.

Dieron las 22:00 y la gente empezaba a impacientarse, como Julio Mosquera que comenzó a caminar de un lado a otro. “Estoy nervioso, este es un paso importante para la ciencia de nuestro país”, dijo.

En cambio hubo otros que aprovecharon el tiempo para tomarse fotografías en grupo con el fondo de la pantalla gigante, que mostraba imágenes del centro espacial de Jiuquan, en la provincia de Gansu, China. Para las 22:15 ya se habían establecido los primeros contactos con nuestro país.

Mientras la ciudadanía esperaba en el auditorio, adentro, en el área de transmisiones del ECU-911, Ronnie Nader afinaba los últimos detalles para el lanzamiento, pues estaba previsto hacerlo a las 23:13.

Tanto en la sala de controles como en el auditorio, se sentía la ansiedad. No se veía la hora en que el pequeño cubo de 1,2 kg de peso dejara la tierra y entrara en contacto con el espacio. A las 23:08 la gente empezó a aplaudir, la intensidad aumentaba a medida que los segundos transcurrían, hasta que llegaron las 23:09, una cuenta regresiva desde el 10 dio la pauta para que Nader y todos los presentes observaran el despegue de la nave espacial china no tripulada LM2D.

La mirada de los presentes estaba sobre el cohete que se separó del propulsor a unos 650 kilómetros de altura, trece minutos después del lanzamiento, a las 23:26, hora local.

De pronto un silencio invadió la sala, no sabían lo que ocurría, entonces se escuchó: “Bienvenido al cielo Pegaso, bienvenido al espacio Ecuador”, era Nader anunciando el ingreso en órbita del satélite ecuatoriano.

En el auditorio se escucharon aplausos, gritos, se vieron abrazos e incluso lágrimas, mientras el presidente Correa festejaba con Nader la hazaña.

Enlace corto: