Lunes 18 de marzo del 2013 Salud

Ser negativo puede inflamar el cuerpo

EFE | Washington

Cuando se piensa en un incidente estresante se suben los niveles de la proteína C reactiva.

Cuando se piensa en un incidente estresante se suben los niveles de la proteína C reactiva.

El seguir rumiando mentalmente en torno a los acontecimientos negativos incrementa los niveles de inflamación en el cuerpo, afirmó el pasado sábado Peggy Zoccola, profesora asistente de psicología de la Universidad de Ohio, Estados Unidos.

En los resultados de su investigación, que presentó ante la reunión anual de la Sociedad Psicosomática de Estados Unidos, los investigadores encontraron que cuando a los participantes en el estudio se les pidió que pensaran en un incidente estresante subieron sus niveles de la proteína C reactiva, que es un indicador de la inflamación de los tejidos.

El estudio dirigido por Zoccola es el primero que ha medido directamente este efecto sobre el cuerpo.

“Los investigadores han pedido a las personas que den cuenta de su tendencia a ponderar y ponderar los hechos, y luego observaron para detectar si esto se conectaba con aspectos fisiológicos”, explicó Zoccola.

El equipo investigador enroló a 34 mujeres jóvenes saludables para este proyecto. A cada mujer se le pidió que hiciera una disertación acerca de su candidatura para un empleo ante dos entrevistadores vestidos con las túnicas blancas de laboratorio. Los entrevistadores escucharon las charlas con rostros impávidos, dijo Zoccola.

A la mitad del grupo se le pidió que contemplara su desempeño en la tarea de hablar en público, y a la otra mitad que pensara en imágenes y actividades neurales, tales como la navegación en un barco a vela o las visitas al supermercado.

Los científicos tomaron muestras de sangre de las 34 participantes y encontraron que cuando se les pidió que ponderaran el incidente sus niveles de la proteína C reactiva subieron.

Esta proteína se produce, principalmente, en el hígado como parte de la respuesta inicial inflamatoria del sistema de inmunidad. Sus niveles aumentan como reacción a los traumas, heridas o infecciones en el cuerpo. En el contexto clínico se usa el nivel de la proteína C reactiva como indicador para determinar si un paciente tiene una infección, pero también si tiene riesgo de enfermarse más adelante.

En el caso de las participantes a quienes se les pidió que siguieran pensando en el hecho estresante, el nivel del marcador de inflamación siguió subiendo durante al menos una hora después de su disertación. En el mismo periodo, el marcador volvió a los niveles de comienzo en las mujeres a quienes se les pidió que enfocaran la mente en otros pensamientos.

“El sistema de inmunidad desempeña un papel importante en varios trastornos cardiovasculares como la enfermedad cardiaca, y asimismo en el cáncer, la demencia y las enfermedades autoinmunes”, añadió Zoccola.

Enlace corto: