CIDH prevé constatar in situ la libre expresión en el país, según Cancillería

Por tercera ocasión, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) postergó su visita a Ecuador para constatar la situación de los derechos humanos y la libertad de expresión en el país.

El Gobierno extendió la invitación para abril pasado, pero no pudo concretarse y fue trasladada para mayo. Ahora se prevé que una comitiva del organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA) venga al país este mes.

La invitación se produjo a raíz del juicio que el presidente Rafael Correa entabló contra EL UNIVERSO, cuyos directivos y exeditor de Opinión, Emilio Palacio, fueron sentenciados a tres años de prisión y al pago de una millonaria indemnización en favor de Correa. Él puso la demanda porque sintió que un artículo de Palacio lo injurió; luego perdonó la pena.

El vicecanciller Marco Albuja aseguró que el régimen ha dado todas las facilidades para el viaje, pero que no se concreta por un problema de agenda de los comisionados de la CIDH.

“Debían venir en mayo y pidieron postergar para el mes de junio”, señaló.

Albuja manifestó que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sesiona dos veces al año en Washington y que como sus integrantes viven en sus respectivos países, tienen agendas propias, las cuales no coincidían para poder visitar al Ecuador.

Detalló que la CIDH remitió un pedido de aplazamiento y su debida justificación y explicó que no podía viajar al país todavía pero que lo hará en el transcurso de junio.

“Ellos (los comisionados del organismo) son los que no han podido (venir). El Gobierno ecuatoriano les hizo la invitación y les esperamos aquí”, expresó el vicecanciller.

Albuja indicó que cuando se cumpla esta visita los comisionados podrán conversar sobre el estado de la libre expresión con quienes se sientan afectados en su derecho.

Señaló que a su juicio, lo importante es que los miembros de la CIDH tengan una fuente primaria de información y qué mejor que esta provenga del Gobierno, los supuestos perjudicados y los medios de comunicación, pero no los medios de comunicación en el exterior, recalcó el funcionario.

“Para nosotros es muy importante la visita no solo de ellos sino de las Naciones Unidas y de todos aquellos organismos que quieran venir al Ecuador para observar la realidad del país, que es un poco distinta de lo que está en los medios de comunicación”, dijo.

En las reuniones que el mes pasado mantuvo el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU), en Ginebra, la delegación ecuatoriana insistió en que mantenía abierta su invitación al relator para la libertad de expresión de ese organismo, Frank la Rue, pese a que hubo otros estados que pidieron al Gobierno definir una fecha a corto plazo.

El relator ha criticado algunos aspectos del proyecto de Ley de Comunicación, como la creación de un consejo de regulación de contenidos, y ha manifestado constantemente su preocupación por la amenaza a la libertad de expresión en el país y la manera como el régimen judicializa las opiniones.