Niños necesitan menos radiación en análisis médicos, según informe científico

AP
Washington.- El gobierno estadounidense está dando pasos para asegurar que los niños que necesiten someterse a escáneres cerebrales y otros análisis donde se utilicen rayos X no reciban la misma dosis de radiación que un adulto.

Recibir demasiada radiación en exámenes médicos es una preocupación que crece, especialmente si se trata de niños, porque más tarde ello podría provocarles cáncer.

El miércoles, la Agencia de Medicinas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) propuso directrices a fin de pedir a los fabricantes que diseñen nuevos escáneres que sean más seguros para los pacientes más jóvenes y pequeños. Además, la oficina estadounidense cargó en su página de internet consejos para enseñar a los padres a preguntar sobre estos análisis que cada vez se utilizan más.

"Tratamos de cerciorarnos de que los pacientes obtengan la dosis adecuada en el momento oportuno y el análisis correcto", dijo la física de la FDA, Thalia Mills, a The Associated Press.

El uso de escáneres cerebrales, que son más detallados que los rayos X estándar pero implican mayor radiación, ha aumentado en años recientes, lo mismo que otros estudios médicos de imágenes. Los análisis pueden salvar vidas y los especialistas consideran que la gente que realmente los necesita no debe evitarlos por temor a futuros riesgos derivados de la radiación.

Pero la investigación muestra frecuentemente que los escaneos son innecesarios y se ordenan con demasiada regularidad, por ejemplo, en lugar de otras pruebas que no emiten radiación. Los niños son una preocupación particular porque sus tejidos de rápido crecimiento son más sensibles a la radiación. Además tienen más años por delante en caso de que se desarrollen los casos de cáncer.

Un estudio reciente concluyó que el niño promedio será sometido a más de siete estudios que emitirán radiación para cuando tenga 18 años.

Y aunque los hospitales infantiles suelen ajustar las dosis para los más jóvenes, 90% de los estudios de imágenes para niños se realizan en hospitales generales, y la FDA dice que se desconoce cómo se realizan esos ajustes ahí.

El objetivo de las directrices presentadas el miércoles es que "independientemente de que a mi hijo lo atiendan en un hospital infantil o comunitario, recibirá el mismo cuidado básico", dijo la ingeniera biomédica de la FDA, Jana Delfino. "Todo el mundo debe ser capaz de obtener esto".

La doctora Marilyn Goske del hospital infantil de Cincinnati se congratuló por la tan esperada decisión, al decir que "pone el reflector sobre los niños".