Misión Project Perfect World realizó 30 cirugías a menores

Wilson Becerra no dejaba de acariciar y dar ánimo a su hijo Luigi, de 4 años.

El menor se encontraba recuperándose en una sala del hospital Roberto Gilbert, de la Junta de Beneficencia de Guayaquil, luego de haber sido sometido a una cirugía para corregirle su malformación, producto del Síndrome de Blount (alteración en el crecimiento normal de la tibia).

Al pequeño Luigi, que llegó desde la provincia de Esmeraldas, le operaron ambas piernas, indicó su progenitor.

Este niño fue uno de los 30 menores beneficiados de las cirugías gratuitas que efectuó desde el lunes pasado la misión médica estadounidense Project Perfect World en la referida casa de salud.

Otra niña intervenida por problema de displasia de cadera es Nadia Tamayo, de 2 años. La pequeña cojeaba al caminar y es la segunda operación que le realizan.

Los médicos son especialistas en la corrección de malformaciones ortopédicas, tanto en pies como en caderas.

Se escogieron como pacientes a menores de escasos recursos económicos y de edades comprendidas entre 1 y 14 años.

Hace 17 años

La misión, que está conformada por médicos cirujanos, intensivista, anestesiólogo, enfermeras, pediatras, viene desde hace 17 años al país, pero en los últimos ocho años encontraron en el hospital Roberto Gilbert las facilidades, así como la infraestructura, recurso humano y equipos para trabajar y desarrollar programas de operación de columna y extremidades con el apoyo de equipos de médicos ecuatorianos.

Los menores en su mayoría padecen de pie equino y dislocación de cadera.

Las operaciones se desarrollaron hasta ayer. Asimismo, durante su permanencia intercambiaron conocimientos con los traumatólogos del hospital de la Junta de Beneficencia.

“Este es un importante programa que venimos realizando en conjunto con el hospital Roberto Gilbert. Nuestra misión viene dos veces al año para hacer operaciones de cadera y pie equino, como es el caso de ahora, y de columna vertebral que son mucho más complejas”, manifestó Patrick Bosch, cirujano que lideró el primer grupo de la misión.

Project Perfect World llega cada año al país gracias a las gestiones que realiza la Fundación Padre Damián.