En 15 años del VIH/sida en el país hay casi 20 mil afectados

Se lleva las manos al rostro para que no la vean llorar. Mariela, de 48 años, espera sentada en un bordillo del patio del hospital de Infectología de Guayaquil noticias sobre la salud de su hermano, que se debate entre la vida y la muerte en el área de Terapia Intensiva.

Hace tres meses, mientras cumplía prisión por tráfico de drogas en el centro de rehabilitación social de Quevedo, le diagnosticaron la infección del virus del sida. Hace un mes estuvo ingresado en un hospital de esa ciudad, pero el lunes su cuadro se agravó y lo trajeron a Guayaquil.

“Se estaba recuperando, yo no sé qué pasó. En la madrugada de hoy (jueves pasado) me dijo que le dolía la barriga, en el baño le vinieron las hemorragias”, dice Mariela con desesperación.

Cerca del mediodía ya le habían puesto dos pintas de sangre, pero su pronóstico era reservado.

“Nadie de la familia le ha reprochado la enfermedad, lo que queremos es que se salve”, ruega ella mientras se pregunta cómo su hermano se pudo enfermar de VIH/sida.

Mañana se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Esta epidemia, cuyo primer caso se presentó hace quince años, avanza aceleradamente en el país, especialmente en Guayas, provincia que registra desde entonces la mayor cantidad de infectados.

Desde 1984 hasta octubre pasado, el Programa Nacional de Sida ha registrado un acumulado de 19.894 casos a nivel nacional, pero la mayor cantidad de pacientes está en Guayas.

Esta provincia representa más del 50% de los casos que se dieron este año en el país. De enero hasta octubre se registraron 3.198 afectados, de los cuales Guayas tiene 1.650. En el 2008, Guayas contabilizó 1.845 nuevas infecciones del virus de inmunodeficiencia humana, superando con el 77% a los 1.043 que se detectaron en los hospitales en el 2007.

El panorama mundial no es alentador. Hay 36 millones de infectados y cada año la cifra aumenta en 2,7 millones. La epidemia ha provocado la muerte de 2 millones de habitantes en el planeta.

En Ecuador, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Lucha contra el Sida (Onusida), hay una epidemia concentrada, es decir que involucra a menos del 1% de la población general y que se enfoca específicamente en los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres.

Las provincias más afectadas, después del Guayas, son Los Ríos, Manabí, Santa Elena, El Oro, Esmeraldas, Galápagos y Pichincha.

“Los grupos vulnerables son las embarazadas, los adolescentes y las madres”, señala un informe del Programa Nacional del Sida.

Rodrigo Tobar, director del organismo, considera que el aumento de casos se debe en gran parte al incremento de las pruebas de tamizaje (para detectar el virus) en diferentes grupos de personas vulnerables.

“Si yo hago más pruebas voy a captar más casos. Una vez que empecemos a captar más casos que están dentro de nuestras estimaciones, empezaremos a hacer una meseta y lo interesante sería mantenernos con esta velocidad.  Lo que hay que impedir es que suba, ese es el reto”, dice Rodrigo Tobar.

En los hospitales referenciales donde los pacientes acuden para recibir los fármacos, este año se han registrado desfases en el abastecimiento. El primero ocurrió en mayo pasado, supuestamente por el robo de un contenedor con los antirretrovirales. El segundo se presentó en octubre pasado, según se informó en algunos hospitales, debido a contratiempos con la contratación de los medicamentos para los pacientes.

Desde 1984, más de 5 mil personas reciben tratamiento antirretroviral. Se estima que 365 personas  reciben fármacos contra infecciones.