Fármaco experimental para parásito intestinal con resistencia al albendazol

Un medicamento experimental desarrollado por científicos en China parece ser efectivo a la hora de eliminar un tipo de parásito intestinal que afecta a casi 2.000 millones de personas, sobre todo en las zonas tropicales.

Actualmente existe un fármaco efectivo contra estos parásitos llamados nemátodos, que es el albendazol, pero su expansión y uso reiterado ha generado algunas señales de resistencia. El albendazol es comercializado por GlaxoSmithKline GSK.L.

En un artículo publicado en PLoS Neglected Tropical Diseases, expertos chinos y colegas estadounidenses debatieron sobre una nueva medicina, la tribendimidina, que fue desarrollada por el Instituto Nacional Chino de Enfermedades Parasitarias y aprobado en el 2004 para su uso en personas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de China.

Los nemátodos son particularmente dañinos en los niños y en las mujeres embarazadas. Sus huevos microscópicos o larvas se encuentran en el suelo e ingresan al cuerpo humano a través de la boca o de heridas diminutas en la piel.

Además de causar problemas de nutrición y desarrollo en los niños, el parásito puede provocar ceguera si ingresa en los ojos.

Las infecciones reiteradas también pueden provocar inflamación de los órganos y del sistema nervioso central.

Los nemátodos no sólo afectan a personas de países en desarrollo, sino de todo el mundo, aunque estas infecciones son más comunes en las zonas de clima tropical que en las de temperaturas frescas.

Algunos de los factores de riesgo son las malas condiciones de higiene y salubridad, tener un sistema inmune debilitado, la mala nutrición y el contacto con las heces de animales. Los niños suelen infectarse por ingerir mugre o arcilla.

Ensayos clínicos actuales en China y Africa hallaron que la tribendimidina sería efectiva contra algunos nemátodos. Los científicos recomiendan que el medicamento sea usado en los lugares donde estos parásitos hayan desarrollado resistencia al albendazol.

"La tribendimidina podría también combinarse con albendazol para aumentar la efectividad a la hora de exterminar a los nemátodos, dado que ambas medicinas tienen mecanismos de eliminación biológicamente diferentes", indicó un comunicado.