Martes 12 de junio del 2007 El Gran Guayaquil

La realidad de los niños trabajadores

http://src.eluniverso.com/2007/06/12/0001/18/files/princi212-06-072500.jpg

En el Ecuador 789 mil niños trabajan. Muchos de ellos han encontrado el respaldo en organismos públicos y privados para vencer los obstáculos y no abandonar sus estudios.

De los 350 millones que laboran  en el mundo, 789 mil son ecuatorianos.

Mientras Fabricio Murillo, de 12 años, y Cristhian Arellano, de 14, coordinan los detalles para el panel que se realiza hoy, por el Día Internacional contra el Trabajo Infantil, Ingrid Lascano y Cecilia Quispe, ambas de 13, tienen que laborar para poder alimentarse y pagar sus estudios.

Las dos pequeñas, que aparte de ser compañeras de aula y de trabajo son vecinas de barrio, salen a las 05:30 de sus casas ubicadas en el bloque 3 de Bastión Popular. En compañía de Oswaldo Lascano, padre de Ingrid, recorren las calles de las ciudadelas del norte en busca de materiales reciclables (cartones y plásticos).

Ambas son hijas mayores y sus condiciones económicas, alarmantes.
Ingrid tiene cinco hermanos, el menor de ellos padece de Síndrome de Down y su padre perdió la visión de un ojo durante un accidente de trabajo, lo cual le ha impedido conseguir un nuevo empleo y por ello se dedica al reciclaje.

Cecilia, en cambio, tiene cuatro hermanos y es huérfana de padre, su madre trabaja como empleada doméstica pero el dinero que gana no les alcanza, por eso ayuda al padre de Ingrid, quien luego de vender los cartones le paga por ello.

“Estoy consciente de que los niños tienen derecho a estudiar y   personalmente no me gusta que mi hija trabaje en esto, pero qué hacemos cuando nadie me quiere dar empleo y en el colegio la expulsan por no pagar la mensualidad”, refiere Oswaldo Lascano.

Añade que cuando los días son buenos se hacen hasta $ 8 diarios, de los cuales $ 2 son para Cecilia y $ 6 para él.

Las menores pertenecen desde noviembre del año pasado al Programa del Muchacho Trabajador (PMT) del Banco Central del Ecuador, pero por los trámites que se deben realizar para obtener las becas aún no cuentan con ellas.

“Conocimos del programa por medio de un profesor del colegio Santiago de Guayaquil. Un día fue la promotora Tanyi Caicedo preguntando quiénes trabajaban y nosotras respondimos. Desde entonces estamos en el PMT”, recuerda Cecilia.

El Programa del Muchacho Trabajador tiene en la actualidad 430 niños registrados en Guayaquil, de los cuales solo el 20% labora, los demás se dedican a estudiar.

La promotora Tanyi Caicedo explica que el proceso para que un niño deje de trabajar tarda hasta dos años.

Manifiesta que el programa empieza en la calle. “Vamos al lugar donde ellos laboran como vendedores de caramelos, periódicos, loterías, recicladores, lavacarros, entre otras actividades,  y les hablamos del programa y de sus derechos a la educación”, explica Caicedo.

Pero según la promotora, la primera respuesta que obtienen de los chicos es que ellos tienen que trabajar porque si no lo hacen no comen.

Por ello empezamos con una etapa de convencimiento a los muchachos.
Se los invita a las charlas que ellos tienen y poco a poco comienzan a involucrarse y a comprender que deben estudiar.

“Trabajar con los chicos es duro, porque  ellos asumen la responsabilidad de los adultos y consideran que de no hacerlo las cosas no resultarán en la casa”, indica Marcia Vernaza, medidora del PMT.

Luego de la etapa de convencimiento y una vez que el chico comienza a ir al programa e interesarse por las charlas, los talleres y sus derechos, los promotores dialogan con los padres y buscan soluciones para que ellos estudien y solo se dediquen a trabajar en su tiempo libre.

Pero la meta del programa es que los menores dejen de laborar y solo se dediquen a estudiar, por eso se consiguen las becas.

Hoy que por primera vez se plantea un Día contra el Trabajo Infantil, los chicos que pertenecen a las instituciones encargadas de erradicar este mal, como el PMT, Juconi, Innfa, Plan Internacional, Fundación Crecer y Proyecto Salesiano, realizan a partir de las 09:00 un panel para tratar esta problemática. Luego, a las 11:30, se concentrarán en la plaza Rocafuerte para conmemorar el día con un programa cultural.

Detalles

A la vida
El niño debe disfrutar de las mejores condiciones para su desarrollo, alimentación adecuada y hogar.

Educación
Todos los niños deben aprender a leer y escribir.

A la familia
El niño necesita que lo cuiden sus padres y cuando esto no sea posible la sociedad le buscará un hogar.

Protección contra la  explotación
Ningún niño debe realizar actividades que pongan en peligro su salud. Por debajo de la edad reglamentada, no debe trabajar bajo ningún concepto.

Juan Muñoz
“Trabajaba  como vendedor de caramelos desde los 5 años, tenía que hacerlo, porque soy el mayor de cinco hermanos, mis padres son de condiciones muy humildes y las necesidades, que tenemos muchas”.

Este joven de 16 años llegó hace cinco a la Fundación Juntos con los Niños (Juconi) de Guayaquil, donde recibió una beca y comenzó a estudiar.

Actualmente cursa décimo año de básica y su sueño es ser periodista para por medio de sus escritos trabajar en la erradicación del trabajo infantil.

“Estar en la calle es terrible, se ven y aprenden muchas cosas, gracias a Dios nunca tuve vicios porque creo que los promotores llegaron a tiempo y sé que si estudio lograré más cosas”, manifiesta el joven.

Asegura que el tiempo que ha  perdido no lo recuperará, pero seguirá adelante y mediante su experiencia espera poder ayudar a muchos chicos que trabajan o viven en la calle.

“Debemos decir basta al trabajo infantil y hacer escuchar nuestra voz ante las autoridades, para que se respeten nuestros derechos”, dice.

El Gran Guayaquil

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.