Domingo 07 de enero del 2007 Política

Poesía y ecología, dos pasiones de María Espinosa

Javier Ponce, para EL UNIVERSO

http://src.eluniverso.com/2007/01/07/0001/8/files/149397-3442-f0250.jpg

QUITO.- La futura ministra de Relaciones Exteriores, María Fernanda Espinosa, durante una reunión en Cancillería.

María Fernanda Espinosa (1964) ha mantenido un pie en la poesía y otro en la ecología. Ahora se ha aventurado en un terreno distinto y desconocido para ella: la diplomacia.

En la poesía, se destaca como una de las voces mayores de su generación; mientras en la ecología ha desarrollado su actividad en la academia y en los organismos internacionales dedicados al medio ambiente, con una especialidad: los pueblos indígenas y la Amazonía.

Nació en Salamanca (España) durante una permanencia en esa ciudad de su padre, César Espinosa, abogado y funcionario del Banco Central.
Realizó sus estudios en Quito, en el liceo francés La Condamine, y se graduó a comienzos de la década de 1980. Posteriormente, Espinosa realizó estudios en antropología, obtuvo un doctorado en geografía y se especializó en estudios amazónicos y derechos indígenas.

A fines de esa misma década, se casó con Felipe Bustamante, economista, un matrimonio que duró muy poco tiempo; actualmente, su esposo es el escritor y músico de origen lojano Galo Mora, uno de los creadores de la agrupación Pueblo Nuevo y partícipe en la campaña electoral de Rafael Correa.

Amigos cercanos la describen como una persona apasionada por aquello que emprende. Sus primeras actividades profesionales las realizó vinculada a la Fundación Natura. Posteriormente, viajó a Suiza, donde residió alrededor de un año, y posiblemente fue allí que se vinculó a la Unión Mundial para la Naturaleza, UICN, la organización no gubernamental internacional de mayor importancia en el ámbito del medio ambiente.

Posteriormente fue asesora en el tema de las nacionalidades indígenas de la UICN y al momento de su nombramiento como canciller se desempeñaba como Directora Regional para América del Sur de esa institución. Ha sido profesora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Flacso.

Su intervención en estos campos, en diversos foros internacionales, le ha dejado una amplia experiencia en la relación con organismos multilaterales y va a pesar en la orientación que dé su presencia en la Cancillería, más allá de las decisiones y temáticas coyunturales que surjan, como el conflicto diplomático con Colombia, a propósito de las fumigaciones.

María Fernanda Espinosa prestará particular interés a la participación del Ecuador en los acuerdos globales referidos a la conservación y el desarrollo sostenible de los recursos, e impulsará el campo de la cooperación internacional como espacios de atención  particular de la Cancillería.

Para Espinosa “la cooperación debe ser parte fundamental de la relación entre países y de la política exterior. No solo se trata del flujo de recursos sino de formas de colaboración y de construcción de agendas y prioridades de interés común”. Y dentro de ellas, los aspectos que hagan referencia a los pueblos amazónicos y las acciones medioambientales. Precisamente fue consultora del Ecuador sobre políticas étnicas y reforma del Estado en el proyecto sobre esta materia ejecutado en México a fines de los noventa.

Espinosa ha desarrollado su pensamiento sobre estos aspectos en diversos espacios internacionales.

Para la nueva canciller, la política exterior del Ecuador deberá tener al desarrollo sustentable como uno de los factores básicos. Su concepción sobre la cooperación internacional se engrana con la tendencia general del nuevo gobierno: fortalecer formas de integración regional y de negociación conjunta frente a los países del norte.

A través de estos campos, las políticas internacionales sobre la sostenibilidad del planeta y la primacía a la cooperación, la nueva canciller buscará contrarrestar durante su gestión la distancia que la separa de sus colegas de varios países de la región con amplia experiencia, particularmente de Colombia y Perú, con los que tendrá relaciones de destrezas diplomáticas.

La otra pasión de María Fernanda Espinosa, la poesía, le ha llevado a publicar, hasta el momento, tres poemarios y una antología: Caymándote (1990), Tatuaje de selva (1992), Loba triste (2000); Antología poética (2005). En todos ellos, destaca la presencia dominante de los motivos eróticos, una poesía sensual, potente.

Obtuvo el Premio Nacional de Poesía en 1990. Su obra ha sido publicada en antologías como Colages And Bricolages (1993); International Poetry Review (1994); Hispamérica, de la Universidad de Maryland (1996), revista Alforja, de México (2002); Mujeres poetas en el país de las nubes, Colección Vitzu, México (2003), entre otras. Ha ofrecido recitales de poesía en España, Suiza, Chile, Argentina.

Su experiencia en esos escenarios deberá ahora aplicarlos en el ámbito diplomático internacional. Y ya dio sus primeros pasos con el tema de la reanudación de las fumigaciones por parte de Colombia y las recientes visitas a  Venezuela, Chile y Argentina junto al presidente electo.
 
Con ella son dos los poetas presentes –el otro es Antonio Preciado– en un gabinete variopinto que ha integrado Rafael Correa para iniciar su mandato de cuatro años.

LO QUE DECLARÓ
La designada ministra de Relaciones Exteriores, María Fernanda Espinosa, se encuentra elaborando su declaración de bienes patrimoniales, requisito que debe cumplir para ejercer esas funciones.

Política

Diseño

© Copyright 2009. Compañia Anónima EL UNIVERSO. Todos los derechos reservados.