Controles del buen desarrollo del bebé

Cuando la mujer ha confirmado que está embarazada mediante una prueba de sangre o de orina, el siguiente paso es efectuarse una ecografía entre la quinta y octava semana de gestación.

El ginecólogo-obstetra-cirujano Jaime Acosta explica que este examen “sirve para identificar la presencia de un tejido que puede estar dentro de la cavidad uterina y fuera de ella, cuando esto sucede puede tratarse de un embarazo ectópico o tubario”. Además permite descubrir la presencia o no del latido cardíaco del embrión y la calidad del embarazo.

Otros aspectos por determinar con la ecografía son la edad gestacional del feto, los retrasos de su crecimiento, las malformaciones congénitas y anomalías uteroplacentarias, indica el ginecólogo colposcopista Juan Carlos Quintero.

La siguiente prueba de este tipo se realiza entre la semana duodécima y decimocuarta. En esta “se descartan trastornos cromosómicos como, por ejemplo, el síndrome de Down”, refiere el especialista.

Acosta expresa que, para ello, en esta segunda ecografía se valoran los huesos nasales, el pliegue nucal y una región del corazón del bebé llamado ductus.

Ya a la mitad del embarazo es necesario hacer otro examen de estos para analizar un correcto desarrollo y funcionamiento de órganos, tales como riñones, vejiga urinaria, estómago, corazón, comenta Quintero.

Entre las semanas 22 y 25 se puede determinar el sexo del bebé y se confirman datos de morfología fetal, y el desarrollo y crecimiento adecuado según la edad gestacional del pequeño. Y en la semana 37, señala el ginecólogo-obstetra-cirujano, se puede saber cómo está ubicado el bebé, la maduración de la placenta y la cantidad de líquido amniótico para saber cuándo debe entrar la embarazada a dar a luz.

Tipo de ecografías

- En las primeras semanas se puede realizar una ecografía endovaginal, en la que se podrá observar con más detalles el crecimiento del embrión durante las primeras semanas de gestación.

- También está la ecografía pélvica, que durante las primeras semanas debe hacerse con vejiga llena para poder observar mejor, ya que el útero aún no ha aumentado de tamaño y se encuentra dentro de la cavidad pélvica.

- Luego de las doce semanas ya no es necesario tener la vejiga llena, puesto que el útero ya sobrepasa la sínfisis del pubis (conexión entre las dos partes del pubis) haciendo más fácil la visión.

- La ecografía 3-4D permite ver la silueta y el rostro del bebé, dependiendo de su ubicación.

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: