Prevención y cuidado visual desde la niñez

La observación es el primer paso en el prediagnóstico de los pequeños. El médico optómetra Carlos Aguilera, de la óptica Matvisión, menciona entre las señales más comunes de déficit visual cuando los niños se acercan mucho al televisor o no alcanzan a ver lo escrito en el pizarrón. “La primera auscultación visual debe ser a partir de los cinco años, así no haya algún síntoma, y de ahí realizar frecuentemente un registro visual”.

El examen puede incluir búsquedas de reflejo corneal, parpadeo forzoso, irritación, desviaciones, entre otros. Entre las patologías comunes que se detectan a temprana edad están la ambliopía (ojo vago) y el estrabismo (desviación), este último diagnóstico es posible detectarlo por los padres de forma rápida, al realizar varias fotografías para observar el paralelismo de los ojos. “Por ejemplo, si se determina un estrabismo a los 2 o 3 años, el niño puede ser tratado con lentes o terapias visuales para fortalecer los músculos y que no crezca con una desviación constante que cause problemas visuales en el futuro”, explica el especialista sobre la importancia de la detección y corrección temprana.

De acuerdo con el optómetra Paolo Samán, de óptica Los Andes, muchos de los problemas visuales que generan algún tipo de deficiencia visual severa tienen su manifestación desde corta edad y dependiendo de su origen, pueden ser revertidos o minimizar sus efectos futuros a través de la supervisión de un profesional de la salud visual. El especialista señala además que la falta de una corrección visual a tiempo o el uso de lentes inadecuados, en caso de necesitarlos, puede devenir en varias afectaciones o limitaciones visuales.

Es importante señalar que el incremento sensorial y agudeza visual en los niños se desarrolla hasta los 12 años, periodo extenso e ideal para no descuidar la salud visual; la visita frecuente a un optómetra o profesional de la salud visual ayudará a detectar con anticipación enfermedades, corregirlas o detener su avance.

- Evaluarlos desde pequeños en casa: tomar en cuenta la distancia para dibujar o ver televisión.

- Escuchar quejas o comentarios: expresiones de no sentirse cómodos al ver a la pizarra o dolores de cabeza frecuentes.

- Estar atentos a los siguientes síntomas: mala agudeza visual de lejos o de cerca, visión doble, picazón, ardor, enrojecimiento o parpadeo excesivo.

- Controles frecuentes: los profesionales de salud visual, optómetras u oftalmólogos determinarán la distancia a la que deben ver sus libros mientras hacen deberes, uso de aparatos electrónicos o mirar televisión.

- Uso de lentes adecuados: los lentes recomendados para los niños deben ser seguros, aptos para uso de infantes, flexibles, y en cuanto al tema estético, deberán aportar para su autoestima. Además, deben calzar bien para ser confortables y proveer una visión clara. Si no resultan confortables, el niño puede rehusarse a usarlos. La funcionalidad de estos y los materiales también influyen, pues la elección correcta del material ayudará a que los niños se sientan a gusto con su accesorio visual.

Fuente: Óptica Los Andes

Recomendaciones para adultos

- Las personas que permanecen largas horas frente al computador deben utilizar algún tipo de protección especializada como el antirreflejo.

- Si la exposición es a nivel solar, el cuidado debe ser con gafas con protección UV certificada y valorada por un especialista; su falta puede causar destello visual.

- Por cada hora de trabajo frente al computador, lo ideal es tomar un descanso de 20 segundos, es decir, enfocar la vista en diferentes direcciones, esto para evitar la formación de visión en túnel, que deriva en mareos, visión borrosa o dolor de cabeza.

- La lubricación con lágrimas artificiales ayuda a humectar la córnea.

- El uso de lentes de contacto requiere de responsabilidad en la higiene, tiempo de duración y otros cuidados, debido a que se trata de prótesis que tienen contacto directo con el globo ocular. Entre las ventajas de utilizarlos está que se elimina el límite de visión periférica que se tiene con las armazones.

- Entre los hábitos actuales causantes de la deshidratación corneal, está el uso del celular antes de dormir, pues además de dificultar la relajación neuronal para el descanso ocasiona deshidratación, debido a la exposición a la luz ultravioleta del dispositivo, sobre todo, cuando la habitación está a oscuras.

- Evitar el uso de lentes de lectura prefabricados, de venta libre, ya que pueden ocasionar envejecimiento precoz de los ojos, por no tener las medidas requeridas por cada paciente.

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: