Un sueño que con los años se volvió orquesta

Treinta años han pasado desde que el músico guayaquileño José Valdivieso decidió emprender una de las aventuras más grandes de su vida. Su amor por la música lo llevó a conformar la Orquesta de Cámara Antonio Vivaldi, adscrita al Museo Municipal de esta urbe.

“Para mí representa una realidad que la tuve que hacer desde que ellos (la orquesta) eran unos niños de 8, 10, 12 años, para probarles a las personas y al mundo musical de Guayaquil que con los niños sí se puede trabajar y se pudo, a tal punto que tenemos esta orquesta que ya es un orgullo para la ciudad”, cuenta el director, de 85 años.

Valdivieso comenta que en el Ecuador “hasta el año 80, los niños no podían estudiar violín”, debido a que estos instrumentos eran muy grandes para el tamaño de los menores y se les dificultaba maniobrarlos. Por esa época es que nace el deseo de Valdivieso de crear este proyecto, al que en sus inicios pensó como una orquesta filarmónica, pero que al momento funciona como un conjunto de cámara.

“Las bases de la filarmónica ya están, que son las cuerdas de esta orquesta, solo falta poner más trabajo para alcanzar este sueño de toda la vida, quién sabe, algún día sea así”, expresa Valdivieso, quien se considera una especie de padre para los miembros del grupo.

Con cariño recuerda que por esta orquesta han pasado 98 violines (entre hombres y mujeres) y ve a su orquesta como un semillero no solo de la música clásica, sino latinoamericana y nacional. “La mayoría de los violines, de las cuerdas de la Orquesta Sinfónica de Guayaquil salieron de aquí (...). Para mí es una satisfacción perdurar, porque hay muchos conjuntos que se forman y se deshacen, y nosotros hemos perdurado por la buena voluntad de los que tocan y no solo por la mía, que a fin de cuentas yo solo soy un diletante”, dice Valdivieso, quien fue oboísta de la OSG.

Andrea Vargas es una de las integrantes (desde 1989) más antiguas de la Orquesta Antonio Vivaldi. Cuenta que pasar por el grupo ha sido una de las experiencias “más bonitas y enriquecedoras” que ha tenido, no solo por los conocimientos adquiridos, sino por la familia musical con la que cuenta.

Con ella coincide Valeria Ortega, quien desde el 2007 pertenece al grupo y es asistente de concertino. “El compañerismo y el apoyo que hemos tenido aquí con el maestro durante todos los años, el aprendizaje y el compartir nuestra música son las experiencias que nos han hecho crecer en todo ámbito”, dice la instrumentista.

Estos 30 años, cuenta Valdivieso, los celebrarán a lo grande. Para fines de mes, la orquesta ofrecerá un concierto en el que también actuarán exmiembros del conjunto. (F)

Recital
Música variada

Para todo el público
Historias contadas con música es el concierto de aniversario de la Orquesta de Cámara Antonio Vivaldi. El show será a las 19:00 del 30 de noviembre en el aula magna de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. La actividad es gratuita.

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: