Jardines verticales: La vegetación se toma terrazas y paredes

Una tendencia que llegó al Ecuador y que fusiona paisajismo, arte y medioambiente es la creación de jardines verticales.

Estos montajes de la naturaleza atravesando el cemento y que se convierten en las paredes de una vivienda, un edificio, una plaza, un centro comercial, un museo, etc., comenzaron en Europa y uno de los impulsores en ese continente es el botánico francés Patrick Blanc, quien ha llevado sus diseños alrededor del mundo.

La propuesta se ha desarrollado en Asia, Europa y Norteamérica. En el país varias empresas vinculadas con la construcción y la decoración de espacios han abordado esta iniciativa, expandiendo el territorio de la imaginación y montando espacios verdes en otras partes habitables, ya sean así las terrazas verdes y huertos urbanos. Una de ellas es la Promotora Inmobiliaria y Constructora Proaño Proaño, en Quito.

Joan Proaño, gerente general de Proaño Proaño, afirma que vienen trabajando en este tipo de proyectos desde hace aproximadamente seis años. “El primero fue el edificio Torre 6, luego continuamos con el edificio Elite Plaza 2 y ahora el edificio Plaza Garden. En todos ellos hemos contado con terrazas ajardinadas”.

La contribución de estos lugares al medioambiente es diversa, refiere el arquitecto. Entre ellas está que hay una regeneración de la flora y la fauna porque se crean nuevos hábitats para que las aves puedan subsistir. También consta que se pueda reducir la cantidad de agua que va hacia las alcantarillas, “ya que el agua lluvia se queda hasta en un 80% en el sustrato de las terrazas verdes”.

Y añade que otro beneficio “es que al reponer la vegetación con estos espacios naturales se contribuye a bajar los efectos de isla calor”.

Sugiere que cualquier tipo de plantas es adecuada para montar la ornamentación. Por lo general se trata de colocar plantas que no requieran de cuidado extremo, como utilizar mucha agua, para que los costos de mantenimiento disminuyan.

Señala que el sistema de riego de las plantas, en su gran mayoría, es automático, programado. Se utiliza el llamado riego por goteo, que involucra una pequeña cantidad de líquido. Aunque otra vegetación nativa o cierto tipo de jardines, en casos extremos, no requiere de ningún tipo de esparcimiento de agua.

Se contactó a otras dos empresas que realizan la misma clase de proyectos, pero no proporcionaron la información requerida hasta el cierre de esta edición.

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: