El 30 de julio se ha anclado en la opinión pública como el día del juicio final. Ese día, se piensa, se abrirán sin retorno las puertas del cielo o del infierno.
Copiar enlace

Páginas