Es de no creer que en pleno siglo XXI una persona muera porque sus palabras son consideradas crímenes por el poder político.
Copiar enlace
El Ecuador, como pueblo y como gobierno, no puede permanecer indiferente ante la tragedia que vive la patria de nuestros libertadores.
Copiar enlace

Páginas