Caricatura

2 de Diciembre, 2016
1 de Diciembre, 2016
30 de Noviembre, 2016
29 de Noviembre, 2016
28 de Noviembre, 2016

Columnistas

Cuando éramos chicos decir Fidel era como decir Judas, Lucifer o el Hombre de la Bolsa: la empleada de mi casa decía que si nos portábamos mal iba a llamar a Fidel. Así... Leer más

Los premios literarios, sometidos a todo tipo de circunstancias, incluida la de la suerte, no siempre son certeros. Mas la novela La curiosa muerte de María del Río (Bogotá,... Leer más

Hemos insistido desde hace tiempo en la necesidad de repensar las políticas laboral y tributaria para reactivar la economía. Apoyando la eliminación del “anticipo” del impuesto... Leer más

Uno de los principales líderes de la izquierda ecuatoriana, el expresidente Rodrigo Borja, dijo ante la muerte de Fidel Castro que se ha ido “su amigo, su referente” causando “... Leer más

El escenario de la campaña política está marcado por un profundo escepticismo y más allá de quién llegue a Carondelet en 2017, nuestra sociedad fragmentada da muestras de una... Leer más

Verde floresta, verde selva, verde esperanza. En una columna anterior hablé de las energías verdes, en particular de la solar, que en nuestra latitud abunda y es de libre... Leer más


Por necesidad

En el año 2015 Ecuador tuvo un índice de actividad emprendedora temprana de 33,6%, la más alta de América Latina, según un estudio de Global Entrepreneurship Monitor, en el que participó la Escuela Politécnica del Litoral. Esto quiere decir que uno de cada tres adultos mayores de 18 años realizaron gestiones para iniciar un negocio o tuvieron un negocio de máximo 42 meses de duración.

La cifra mencionada no indica necesariamente que lo emprendido llegue a consolidarse y plantea una pregunta: ¿por qué lo que se inicia con la fuerza de una esperanza, no dura? Los expertos dan varias respuestas, entre ellas que los emprendimientos nacen como una necesidad al no encontrar otra fuente de trabajo o por buscar la oportunidad de ser independiente o aumentar los ingresos. La tasa de los que emprenden por necesidad se encuentra por encima del promedio para América Latina y el Caribe pero, en general, quienes inician un negocio, por estas razones, no siempre están preparados, no tienen asesoramiento adecuado, les falta innovación y carecen de capital suficiente.

No basta, entonces, ofrecer oportunidades de crédito para los emprendedores, haría falta ofrecerles también capacitación y acompañamiento hasta que logren consolidar lo iniciado. De esta manera, muchos de ellos lograrán incorporarse de forma permanente a la actividad económica del país. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: