Caricatura

20 de Febrero, 2017
19 de Febrero, 2017
17 de Febrero, 2017
16 de Febrero, 2017
16 de Febrero, 2017

Columnistas

Los efectos secundarios son trastornos no deseados causados por un medicamento, que se encuentran en su literatura o posología. Se los denomina efectos esperados, la mayoría... Leer más

Hay quienes sostienen que es más fácil predecir el futuro lejano que lo que puede ocurrir en un par de días. Eso es lo que sucede en el momento de escribir esta columna, cuando... Leer más

“Su eminencia” era el tratamiento que se daba a los prelados de la Iglesia católica. Se los llamaba así porque se suponía que descollaban por sus méritos. En la Iglesia... Leer más

Ante tales abusos, sus evidencias y consecuencias, ¿qué hará el próximo gobierno?

¿Se atreverá el nuevo gobernante a convocar a una consulta popular para las reformas en... Leer más

Lenin habla de amor y humor, pero en su campaña prefirió difundir odio y división. Lo del humor es más bien su negocio, uno muy rentable.

Estos últimos días de campaña... Leer más


Por necesidad

En el año 2015 Ecuador tuvo un índice de actividad emprendedora temprana de 33,6%, la más alta de América Latina, según un estudio de Global Entrepreneurship Monitor, en el que participó la Escuela Politécnica del Litoral. Esto quiere decir que uno de cada tres adultos mayores de 18 años realizaron gestiones para iniciar un negocio o tuvieron un negocio de máximo 42 meses de duración.

La cifra mencionada no indica necesariamente que lo emprendido llegue a consolidarse y plantea una pregunta: ¿por qué lo que se inicia con la fuerza de una esperanza, no dura? Los expertos dan varias respuestas, entre ellas que los emprendimientos nacen como una necesidad al no encontrar otra fuente de trabajo o por buscar la oportunidad de ser independiente o aumentar los ingresos. La tasa de los que emprenden por necesidad se encuentra por encima del promedio para América Latina y el Caribe pero, en general, quienes inician un negocio, por estas razones, no siempre están preparados, no tienen asesoramiento adecuado, les falta innovación y carecen de capital suficiente.

No basta, entonces, ofrecer oportunidades de crédito para los emprendedores, haría falta ofrecerles también capacitación y acompañamiento hasta que logren consolidar lo iniciado. De esta manera, muchos de ellos lograrán incorporarse de forma permanente a la actividad económica del país. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: