Caricatura

7 de Diciembre, 2016
6 de Diciembre, 2016
5 de Diciembre, 2016
4 de Diciembre, 2016
3 de Diciembre, 2016

Columnistas

La elección de Donald Trump y de las mayorías republicanas en ambas cámaras del Congreso tiene aterrorizados a los defensores del medio ambiente y a los activistas del cambio... Leer más

Uno de los desafíos de esta Navidad será cómo sobrevivir a las campañas políticas en las reuniones familiares. Si bien es un remanso que durante los días previos los... Leer más

El mundo se ha visto agitado por manifestaciones populares, críticas generalizadas hacia la política y los políticos, irrupciones de movimientos nuevos, castigos a los... Leer más

Para el 19 de febrero de 2017 los ecuatorianos hemos sido convocados a las urnas. Acercarse a un recinto electoral nunca debe ser un pasatiempo. La cita de febrero próximo... Leer más

Do ut des es una frase en latín, que se aprende y se estudia en Derecho Civil cuando se trata el tema de los contratos. Estos son acuerdos de voluntades que generan... Leer más

Jamil Salmi es un marroquí experto en Educación Superior, que visitó Guayaquil para ofrecer el seminario de ‘Excelencia académica’ organizado por la Escuela Politécnica del... Leer más


Asambleístas

La Constitución es clara al fijar los deberes y atribuciones de la Asamblea Nacional, entre los cuales los más importantes son: “Expedir, codificar, reformar y derogar las leyes, e interpretarlas con carácter generalmente obligatorio” y “Fiscalizar los actos de las funciones Ejecutiva, Electoral y de Transparencia y Control Social...”.

Si es así, hay que pensar en las características que deben tener las personas que desempeñarán esas tareas que son de vital importancia para la vida democrática del país. No se trata solamente de condiciones naturales, sino que requieren conocimientos y formación específica.

Sin embargo, al terminar la inscripción de las listas de candidatos entre los cuales debemos elegir, nos queda la preocupación de que muchos de ellos no tienen los requisitos para desempeñar la tarea que vamos a encomendarles.

Todavía tenemos tiempo para reflexionar. Cuando se quiere contratar a alguien para un determinado quehacer, lo primero que hacemos es averiguar su preparación y los antecedentes que nos darían una idea de si es apto o no. Pero cuando se trata de las tareas más importantes para la vida política del país, parece que nos conformamos con que sean populares, conocidos, simpáticos. No se trata de que sean más o menos que los demás ciudadanos, simplemente, que sean adecuados para el rol que desempeñarán, solo eso. (O)

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: