Cremar o sepultar

Sábado, 12 de Noviembre, 2016 - 00h07
12 Nov 2016

Cuidar el cuerpo humano es una forma de trascender más allá del breve tiempo de la vida en la tierra. La forma máxima de trascender es la inmortalidad.

Los cuidados varían: unos durante la vida (perfumes, vestidos, joyas).

Los cuidados más conocidos después de la muerte son:

1) El embalsamamiento y la momificación de los faraones egipcios.

2) La sepultura es el cuidado de los cuerpos más común. Los cementerios son en numerosas ciudades la pequeña ciudad complementaria.

La preferencia entre sepultura y cremación es un viejo tema de discusión, no ajeno al estatus social.

Los que favorecen la sepultura invocan el respeto al cuerpo humano, inseparable elemento de la identidad de las personas, de sus acciones durante su vida. Cuerpo humano y espíritu escriben en íntima interrelación páginas de la historia de las personas y de la sociedad.

El pueblo conoce y vive la sabiduría expresada en la frase “Alma sana en cuerpo sano” .

La conservación del cuerpo en la sepultura ayuda a cultivar la memoria de familias y de sociedades. El cultivo de la memoria de personas y sociedades mueve a su vez a mantener la cohesión, a perfeccionar la identidad de familias y sociedades, a seguir haciendo historia.

La palabra de Dios en la Biblia habla de la inmortalidad del “cuerpo glorioso”.

El cuerpo de Lázaro, amigo de Jesús, estaba sepultado 4 días, cuando Jesús lo devolvió a la vida.

Algunos dicen que si el cuerpo de Lázaro hubiera sido cremado, más difícilmente habría sido devuelto a la vida. No tienen en cuenta que también los cuerpos sepultados, tarde o temprano, serán polvo, serán ceniza, como los cremados.

En la Biblia -en carta de Pablo a los Filipenses (3,21), se lee: “Jesucristo transformará nuestro cuerpo frágil en cuerpo glorioso como el suyo”. -En carta a los colosenses (1, 15, 44) el mismo Pablo afirma: “Lo que se entierra es un cuerpo material; lo que resucita es un cuerpo espiritual”. -En carta a los corintios (6,19): “El cuerpo es templo del Espíritu Santo”.

El cuerpo de Cristo resucitado ya no dependía del espacio, ni del tiempo: -Entró en el cenáculo, estando las puertas cerradas. -Se apareció sin mediar espacio de tiempo a 7 discípulos a orillas del lago de Tiberias (Evangelio de Juan capítulos 20 y 21).

La TV puede ayudar a vislumbrar la identidad de un cuerpo resucitado: Vemos en Ecuador, en la pantalla, el cuerpo del papa, que está hablando desde el Vaticano.

3) Los que favorecen la cremación ponen como un argumento la ecología. Los cementerios son cada vez más extensos. Las ciudades de los muertos limitan la tierra que necesitan ocupar los vivientes. El hacinamiento de cadáveres es un posible peligro contra el medioambiente.

El cardenal Ghehrad Muller, respondiendo a inquietudes acerca de la cremación de los cadáveres: -confirma la preferencia de la sepultura, -afirma que la cremación es permitida, -pide que las cenizas sean tratadas con respeto y que sean depositadas preferentemente en un lugar sagrado. (O)

Cremar o sepultar
Cuidar el cuerpo humano es una forma de trascender más allá del breve tiempo de la vida en la tierra. La forma máxima de trascender es la inmortalidad.
2016-11-12T00:07:06-05:00
El Universo

Te recomendamos