Caricatura

25 de Mayo, 2016
24 de Mayo, 2016
23 de Mayo, 2016
22 de Mayo, 2016
21 de Mayo, 2016

Columnistas

Benjamín Fernández Bogado

La Venezuela de Maduro no es sostenible por la realidad. Se ha excedido a toda forma de comprensión de la realidad y busca la peor de las salidas: la violenta. El Congreso en... Leer más

David Samaniego Torres

Fue difícil, casi imposible. Fueron necesarias algunas llamadas para cerciorarme de que el viaje que planeaba con mi habitual compañera de ruta era factible. Cuando le dije ‘... Leer más

Jorge Wright Ycaza*

Nuestro invitado
Jorge Wright Ycaza

La Constitución establece que la remuneración del trabajo es inembargable y que los derechos laborales son... Leer más

Nicolás Parducci

EL UNIVERSO publicó el miércoles 18 de mayo de 2016 mi primer artículo sobre el tema que precede. Recibí varias opiniones, unas relacionadas con la conducción general de los... Leer más

Nelsa Curbelo

En época de crisis las personas parecen volverse más religiosas. El terremoto y los temblores subsiguientes han logrado llenar templos, y muchos clérigos y pastores de diversas... Leer más


El Puerto Marítimo

La construcción del Puerto Marítimo de Guayaquil, que se inició el 24 de julio de 1959 con la firma del contrato, se debe sobre todo al impulso de don Juan X. Marcos –el más próspero empresario de esa época– quien aparte de donar una considerable extensión de los terrenos donde se construyó Puerto Nuevo, obtuvo que el Banco Mundial otorgara un préstamo de 13 millones de dólares para tal efecto.

Los primeros abogados de la Autoridad Portuaria de Guayaquil, la cual se creó en abril de 1958, fueron los doctores Carlos Alberto Arroyo del Río y Miguel Macías Hurtado, quien en 1964 escribió el libro Leyes, Reglamentos y Tarifas del Puerto Marítimo de Guayaquil. La constructora fue Corporación Raymond S.A., que a mi padre y a mí nos cupo el honor de asesorar legalmente en el contrato de ampliación del Puerto Marítimo de Guayaquil, celebrado el 11 de febrero de 1977. Fue el contrato más importante celebrado hasta entonces en Ecuador. No creo que haya guayaquileño que no esté consciente de la importancia que ese puerto marítimo ha tenido y tiene para nuestra ciudad. El pretender dejarlo como puerto de cabotaje y de turismo, me parece absurdo. Me niego a creer que quienes impulsan aquello lo hacen pensando en restarle fuerza política a Jaime Nebot. Dada la economía de nuestro país, no creo que muchos buques pospanamax con calados de 15 metros o más, vengan al Ecuador, por lo que no se justifica dragar el canal de acceso al Puerto, hasta esa profundidad. Concuerdo con aquellos que piensan que el canal debe ser dragado a 11 metros de profundidad en marea baja, que su costo sea pagado por las compañías navieras usuarias, y que lo propio debe hacerse en los obstáculos de piedra ubicados a la entrada del canal.

La construcción del puerto de aguas profundas en Posorja, servirá, sobre todo, para un intercambio internacional de contenedores, lo cual coadyuvará al desarrollo industrial de Guayaquil, por lo que apoyo su construcción, para cuyo efecto es necesario otorgar a sus inversionistas la exoneración del pago de impuestos durante X años, como lo establecía la Ley de Beneficios Tributarios que se derogó a finales del 2007; pero antes hay que dragar el canal de acceso al Puerto de Guayaquil. Ninguno de estos temas deben ser politizados. Guayaquil es el principal puerto del Ecuador, a través del cual se moviliza más del 70% del comercio exterior, y la ciudad más comercial del país, y eso hay que mantener a toda costa. Los buques van a donde está la carga y no viceversa.

Miguel Macías Carmigniani,
abogado, Guayaquil

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: