Temas

Reformas laborales

Frente Unitario de Trabajadores

Trabajadores

Indígenas

Protestas

Protestas sociales


Pablo Serrano, presidente del FUT: Nuestras opiniones se fueron a la basura

El colectivo de trabajadores e indígenas reactiva hoy las movilizaciones a nivel nacional. Es la primera del año y mantiene como motivo el rechazo a la política laboral del Gobierno, aunque se suma otro: la aprobación de la ley sobre optimización laboral y seguro de desempleo, según Pablo Serrano, presidente de turno del Frente Unitario de Trabajadores (FUT).

El año pasado realizaron varias movilizaciones contra la política laboral del Gobierno. Si este no las ha revisado, ¿de qué sirvieron sus protestas?
Permitió frenar el Código del Trabajo que presentó Carlos Marx Carrasco.

Pero si bien no se aprobó el Código completo, los cambios a la Legislación Laboral se dieron a través de reformas. ¿Qué ganaron?
Las movilizaciones han permitido desenmascarar al ‘correísmo’, y que los trabajadores se den cuenta de la pretensión del Gobierno de restarles derechos con la Ley para la Justicia Laboral, las reformas al Seguro Social y ahora con el proyecto de Ley para la Optimización de la Jornada Laboral.

¿Usted cree que la única salida es la movilización?
Es la única alternativa que nos queda para expresar nuestra voz de protesta en las calles.

¿Por qué no acudir a un diálogo con la Asamblea o el Gobierno?
Porque nuestros criterios y puntos de vista a las reformas laborales ante la Asamblea fueron a caer en el tacho de la basura. Entonces no hay razón para acudir a un diálogo de sordos.

¿No van a insistir en un diálogo con el Gobierno?
Absolutamente para nada, lo que hemos hecho es presentar dos demandas de inconstitucionalidad a la Ley de Justicia Laboral y las enmiendas constitucionales. Esperamos respuestas antes de acudir a denunciar al Gobierno ante la Organización Internacional de Trabajo.

¿Cree que la falta de respuesta oficial causará cansancio en la gente que participa en las marchas?
La gente está consciente de lo que está pasando en el país y expresa un rechazo ante la política neoliberal; y por eso no se va a cansar, al contrario, se está sumando a protestar, porque está indignada.

¿Las jornadas de protesta servirán para medir el grado de aceptación que tiene el movimiento obrero para los comicios del 2017?
La movilización no es para medir ni calibrar, sino para expresar nuestro rechazo a las políticas contra los derechos de los trabajadores. No estamos en campaña. Lo que planteamos es conformar un frente político que agrupe a movimientos y partidos del centro hasta la izquierda. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: