Rafael Correa habla de ajuste a las ‘altas pensiones’ de las FF.AA.

El presidente Rafael Correa manifestó ayer, en su enlace, que buscará realizar un ajuste a las pensiones de las Fuerzas Armadas porque, a su parecer, hay un desnivel entre los bajos y los altos rangos.

Lo hizo mientras defendía su decisión de relevar al alto mando militar por el conflicto que surgió por el precio del terreno que el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa) vendió al Ministerio del Ambiente en el 2010 para la construcción del Parque Samanes, en Guayaquil.

“En salarios hemos tenido la fuerza pública mejor pagada de la región y en pensiones, tal vez del mundo, sobre todo los altos oficiales”, manifestó.

Y advirtió: “Ahí hay que hacer un ajuste. Hay que enfrentar ese problema. Ojalá podamos subir a los que ganan menos (...) y bajarle un poquito a los que se nos están jubilando con $ 5.000 porque no hay derecho a recibir tanta jubilación”.

Correa reconoció que no se les puede disminuir los ingresos a los militares ya retirados porque sería inconstitucional. La solución, añadió, sería congelar las pensiones actuales y disminuir las de los uniformados que jubilen en el futuro.

“Yo conozco de eso porque mi suegro es un alto oficial retirado (...). Fue comandante de una de las ramas del Ejército belga (...). Y créanme que su pensión como mucho, como mucho será 3.000 euros. Y aquí hay gente que nos gana $ 5.000”.

Según él, desde el 2007 hasta la actualidad, los ingresos del Issfa han crecido de $ 87 millones a más de $ 350 millones, mientras que los salarios y pensiones de retiro han aumentado entre cuatro y nueve veces. Dio como ejemplo que un coronel en servicio pasivo recibía $ 661 de pensión en el 2001 y que ahora percibe $ 2.600.

El ministro de Defensa, Fernando Cordero, dijo que en estos nueve años el Issfa ha recibido subsidios por $ 1.957 millones, que corresponden al 60% del pago de pensiones a los militares. Y otro abono del 26% del sueldo militar que el Issfa recibe para pagar el 40% de las pensiones que le corresponde ($ 658 millones).

Con respecto al terreno que el Issfa vendió al Ministerio del Ambiente, el presidente señaló que el precio que se debió pagar es el correspondiente al avalúo catastral del Municipio de Guayaquil, como dispone la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Compras Públicas. Ese monto es de $ 7,3 millones.

El Ministerio del Ambiente –entonces dirigido por Marcela Aguiñaga, actual vicepresidenta de la Asamblea– pagó $ 48,2 millones en base a un avalúo realizado por la Dirección Nacional de Avalúos y Catastros, dependencia del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda.

La Procuraduría solicitó en noviembre que el contrato sea rectificado.

Correa justificó el cese del anterior alto mando, por el pronunciamiento público que realizó contra la devolución del dinero al Gobierno.

Lamentó que haya tenido que tomar esa decisión, puesto que, según dijo, tenía amigos en la anterior cúpula. Luis Santiago, que comandaba la Marina, lo acompañó durante la revuelta policial del 30 de septiembre de 2010. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: