Vicepresidente de Honduras, centro de atención por sus críticas en la Celac

Desde que empezó su intervención, el vicepresidente de Honduras, Ricardo Álvarez, habló con tono firme.

"Voy a ser realmente breve. Tenía un superdiscurso, buenísimo, larguísimo, no lo voy a leer, lógicamente (...). Estoy empezando a conocer esto y me impresionan los discursos. Estoy admirado, he aprendido mucho durante el día de hoy", arrancaba este miércoles Álvarez frente a 14 mandatarios, otros cuatro vicepresidentes y 10 cancilleres, en la IV Cumbre de Celac, en Quito.

Luego, empezó a atrapar la atención de todos los participantes con críticas que posteriormente fueron calificadas como "elegantes e inteligentes" por Rafael Correa, de Ecuador y presidente pro témpore de la Celac.

"Yo, la verdad, es que no soy diplomático (...). Yo todavía no estoy acostumbrado a este tipo de reuniones de 15 horas sentados, escuchándonos todos, los discursos lindos, etcétera, con brillantes ideas. Sinceramente todas son brillantes ideas, con la cosa que no entiendo que habla un presidente y se va y entonces nos deja con el embajador y luego se cambia el embajador y nos deja con el director, etcétera, pero estoy aprendiendo. Así debe ser esto", manifestaba Álvarez.

Y continuó: "Yo ya hablé con mi embajador, aquí yo me tengo que ir en un momentito, así que le voy a dejar sentado aquí cuando termine de hablar, igualmente".

También retó a los participantes de la Celac a que las propuestas por una mejor región se consoliden con inmediatez y no queden solo en papel. Lo dijo así después de citar a Simón Bolívar y a José Cecilio del Valle, el prócer hondureño.

"Yo sé del prócer Bolívar y lo admiro mucho, y mi prócer José Cecilio del Valle decía: 'La América será desde hoy mi ocupación exclusiva, América de día cuando escriba, América de noche cuando piense. La integración de nuestros pueblos debe ser un trabajo permanente que no nos permite que bajemos la guardia'. O sea, hace 200 años y seguimos hablando de lo mismo. Pues, hagámoslo. Hagámoslo y cambiemos nuestros países", expresó Álvarez.

El presidente Correa atinó: "Gracias a usted, vicepresidente. Y también por las críticas tan elegantes e inteligentes que nos ha hecho y tiene toda la razón. Algunas veces es difícil estar 15 horas en los debates, pero Celac es una comunidad bastante grande, vienen de muchos lugares, entonces es necesario tener los espacios de expresión".

Propuestas del vicepresidente

La propuesta de Álvarez se basó en dos ejes: oportunidades para todos y que no falte el alimento para cada ciudadano.

"La Celac debe tener como común denominador solventar todos los problemas que tenemos en medio ambiente, tecnología, de trabajo, de salud. En Honduras una tercera parte del bosque está desapareciendo. Pero no vengo a hablar de eso sino de oportunidades para todos, es algo que tenemos que ver cómo lo desarrollamos en cada uno de nuestros países; cómo le apostamos a que haya un plato de comida sobre cada ser humano de esta tierra para que pueda acostarse tranquilo. Eso es fundamental. Combatir la pobreza es que haya igualdad de oportunidades para todos", explicó. (I)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: