Especialistas ven mejoría en estudiante Édison Cosíos

Miércoles, 13 de Noviembre, 2013 - 00h00
13 Nov 2013

Eran los primeros días de junio de este año y Vilma Pineda conversaba con una de las enfermeras que cuidan a su hijo Édison Cosíos sobre qué era lo que le gustaba hacer antes de que perdiera el 65% de su masa cerebral tras ser impactado por una bomba lacrimógena en una protesta estudiantil.

“¿Le gustaba bailar?”, preguntó la enfermera. y Vilma respondió que no frecuentaba fiestas en la calle, pero que en los bailes de la casa se dedicaba a imitar a sus familiares.

Entonces, las dos miraron la cama en la que Édison permanece inmóvil y observaron que en el rostro se dibujaba una sonrisa que no veían desde septiembre del 2011, cuando recibió el golpe en la cabeza.

A la familia Cosíos Pineda los médicos le explicaron que el diagnóstico de Édison era estado vegetativo irreversible.

“Me dijeron que mi hijo nunca saldría de esa situación, me lo entregaron para que venga a morir en casa”, explica Vilma.

Sin embargo, en los últimos seis meses, el estudiante del colegio Mejía ha experimentado una inusitada mejoría que no ha podido ser explicada por los especialistas y que sus familiares califican como un milagro.

“Mi hijo llegó a pesar 26 kilos cuando su estatura era de 1,75 metros. Ahora está pesando 50 kilos y hemos calculado que está midiendo casi 1,83”, dice con emoción la madre.

A la par de esta recuperación física ha llegado una mejoría motora y sensitiva. “Desde ese día (de junio) le contamos cosas, chistes y él sonríe. Significa que nos está escuchando y entiende”, explica Vilma.

Édison ha empezado también a mover los dedos. Cuando le dicen haz “chinitos”, levanta el meñique y el índice. Cuando le recitan una serie de nombres, él aprieta las manos de sus familiares al escuchar el suyo.

El joven fue evaluado por un especialista que determinó que había salido del estado vegetativo y se encuentra en un estado de conciencia inicial. “Mi hijo tenía una escala de Glasgow (para medir la conciencia) de 6 sobre 15 luego del impacto y ahora está con 9 sobre 15”.

Por este caso fue sentenciado inicialmente a ocho años de prisión un exteniente de la Policía acusado de disparar. Luego, la Corte Nacional de Justicia redujo la pena a cinco años.

Al principio los médicos no me creían, pensaban que estaba viviendo una ilusión de cómo me gustaría que estuviera mi hijo. Ahora saben que la mamá de Édison no está loca”.
Vilma Pineda, madre del joven

Especialistas ven mejoría en estudiante Édison Cosíos
Política
2013-12-09T17:56:22-05:00
Eran los primeros días de junio de este año y Vilma Pineda conversaba con una de las enfermeras que cuidan a su hijo Édison Cosíos sobre qué era lo que le gustaba hacer antes de que perdiera el 65% de su masa cerebral tras ser impactado por una bomba lacrimógena en una protesta estudiantil.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérece a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo