Goleadas que duelen y dejan marcas (parte II)

Domingo, 16 de Julio, 2017 - 00h07
16 Jul 2017
Domingo, 16 de Julio, 2017 - 00h07
16 Jul 2017

El Brasil 1, Alemania 7 de hace tres años fue el disparador de una idea: evocar goleadas implacables que laceraron el orgullo de grandes clubes o selecciones. Naturalmente hubo muchas curiosidades, como Australia 31, Samoa Americana 0, Hungría 10, El Salvador 1 en el Mundial de España 1982, y muchas otras, sin embargo, esas disparidades no cuentan más que estadísticamente. Hay resultados mínimos que generaron terremotos, como Estados Unidos 1, Inglaterra 0 en 1950 o Corea del Norte 1, Italia 0 en 1966, resultados que les costó a ambos grandes la eliminación.

En el primero, cuenta una anécdota que un operador de cables de la United Press recibió en Londres un escueto parte que decía simplemente “Mundial de Football, Estados Unidos 1, Inglaterra”; sin inmutarse, con toda la flema británica, respondió a su par en Brasil: “Resultado equivocado-stop-repetir”. El otro le debe haber dicho “equivocado nada, perdieron”.

El otro resultó aún más traumático porque, apenas con empatar, Italia clasificaba, pero perdió y pasó Corea del Norte a octavos de final. Los diarios peninsulares estallaron con un rezongo casi unánime: “¡Vergogna nazionale…!”. Luego de la resonante victoria, se dieron a conocer detalles del equipo norcoreano, que había debutado en las Eliminatorias y, obviamente, jugaba su primer Mundial. Resultó que eran 22 soldados. Debido a su régimen socialista, el combinado local era totalmente amateur y sin ningún roce internacional. El dictador supremo Kim Il-Sung eligió a dedo a los 22 de la nómina mundialista. La gran mayoría eran militares de grado, a quienes el líder de la Nación les exigió que volvieran sin hacer ningún papelón y que le regalaran una alegría al pueblo. En Italia jugaron Giacinto Facchetti, Gianni Rivera, Sandro Mazzola… Varios se habían consagrado bicampeones de Europa y del mundo el año anterior con el Inter de Milán.

El jueves último reseñamos una serie de resultados catástrofe que entraron en la historia. Muchos quedaron fuera por cuestiones de espacio. Aún ondea el fantasma del 6-1 de Bolivia a Argentina en abril del 2009, con la inefable conducción de Diego Maradona como DT. Argentina le ha hecho repetidas veces siete goles a la Verde, pero aquel 6-1 de La Paz sobrevuela en cada enfrentamiento. Fue una mancha generada por la desorganización de la AFA y su cuerpo técnico, luego amplificada en el Mundial con el 0-4 ante Alemania. Pero Diego quería seguir en la Selección…

A nivel de mundiales, y aunque parezca menos grave, fue resonante el 5-1 de Holanda a España en Brasil 2014. La Roja llegaba con el título de campeón vigente y ese era el estreno en el campeonato. Además, impactó la forma: Holanda fue un vendaval para la defensa ibérica. Hubo más paliza en el juego que en el resultado. España fue eliminada en primera fase.

En 1938, Racing produjo un hecho excepcional: anotó ocho goles en tres partidos consecutivos: 8-2 a Platense un domingo, 8-2 a Estudiantes de La Plata al siguiente y 8-1 a Lanús siete días después. Puede que sea un récord mundial. Pero la anécdota es otra. Ese Racing era impredecible, y tanto goleaba como lo goleaban. Por eso en esos años no podía ser campeón. Allí surgió una frase que quedó incorporada al habla popular. Era tan floja la defensa que, cada vez que había un córner para el rival, Enrique Chueco García, un puntero habilísimo y simpático, bajaba gritando: “¡Marquen a los nuestros…!”.

Goleadas en la Copa Libertadores hubo muchas, pero tal vez ninguna tan luctuosa como la del 12 de abril de 2000 en el estadio Azteca, cuando el América de México destrozó a Olimpia 8-2, con tres goles de Cuauhtémoc Blanco y dos de Carlos Hermosillo, entre otros. Nunca un campeón de Libertadores perdió por semejante marcador. Peñarol ha recibido muchas goleadas, pero hasta seis tantos. Un joven hincha paraguayo se prendió fuego de la indignación y debió ser internado en estado delicado.

Aunque fue en un juego amistoso, Millonarios de Colombia no olvidará nunca el 26 de septiembre de 2012: había sido invitado a disputar el Trofeo Santiago Bernabéu y se presentaba orgullosamente, pero cayó 8-0 y fue víctima de burlas de todo tipo en su país. Kaká hizo tres goles, Morata y Callejón dos cada uno y Benzemá el restante. Lo mismo le ocurrió al Santos, que, como Boca Juniors, acudió con mucha ilusión al Trofeo Gamper, con toda la satisfacción de ser invitado. Pero este no era el Santos de Pelé, ni siquiera el de Neymar. Y el Barcelona le asestó también un 8-0. Durísimo. Son golpes que duelen en el alma de los hinchas.

En la última fecha del campeonato argentino de 1963, Independiente goleó 9-1 a San Lorenzo y se coronó campeón. Los futbolistas del Ciclón se quejan hasta hoy. Ocurrió, se supo después, que el plantel de River –que estaba un punto abajo de los Rojos– había prometido a los jugadores sanlorencistas que, si le ganaban a Independiente, les darían su premio por ser campeón. Íntegro. Por la novia de un jugador (su amiga era novia de otro futbolista de River) los de Independiente se enteraron de la intención y salieron a masacrarlos. Literalmente.

Hasta seis goles, si bien se trata de una derrota cruenta, suena tolerable. A partir de 7 parece una tragedia. En el 2006, Boca, hijo dilecto de San Lorenzo en el historial, se tomó gran revancha en ese mismo año: en la propia cancha del Ciclón le espetó 7-1. Fue la tarde en que Palermo acuñó una frase feliz: San Lorenzo había hablado mucho en la semana previa sobre su paternidad sobre los xeneizes y el goleador, cuando salía del campo, le acercaron un micrófono y dijo: “Boca habla en la cancha”. Dos meses después, Estudiantes marcó un hito en el clásico platense venciendo 7-0 a Gimnasia y Esgrima. Hasta hoy se lo recuerda a su rival con una bandera que cuelgan los hinchas en todos los partidos y que dice: “El 7-0 no se olvida más”.

El mismo resultado se dio en la final del campeonato ecuatoriano de 1998, cuando Liga de Quito fue cruel con Emelec: 7-0 después de que los azules hubieran ganado el primer partido en el Capwell 1-0. Emelec tiene lo suyo: un 6-0 a Barcelona el 2 de septiembre de 1990. Los toreros esgrimieron que guardaron jugadores (no lograron la postergación del partido por el campeonato nacional) para viajar a Buenos Aires a enfrentar a River por semifinales de la Copa (tres días después de ese Clásico del Astillero). Pero la chapa está ahí y a nadie le agrada… (O)

 

 

En la final del campeonato ecuatoriano de 1998,Liga (Q) fue cruel con Emelec: 7-0 después de que los azules ganaran primero 1-0 en el Capwell. Emelec tiene lo suyo: un 6-0 a Barcelona en 1990.

 

Goleadas que duelen y dejan marcas (parte II)
Columnistas
2017-07-16T13:30:47-05:00
A nivel de mundiales, y aunque parezca menos grave, fue resonante el 5-1 de Holanda a España en Brasil 2014. La Roja llegaba con el título de campeón vigente y ese era el estreno en el campeonato. Además, impactó la forma: Holanda fue un vendaval para la defensa ibérica.
El Universo
Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Entérese a primera hora de las noticias de Ecuador y del mundo