Desabastecimiento, una de las hipótesis del accidente

El avión en el que viajaba el equipo de Chapecoense, un British Aerospace 146 para trayectos cortos operado por la aerolínea boliviana LaMia, se declaró en emergencia a las 22:00 del lunes por un fallo eléctrico, según el informe preliminar de las autoridades de Colombia.

El avión partió desde Santa Cruz, en Bolivia, hacia el aeropuerto internacional José María Córdova de Medellín y se accidentó en La Unión, en una zona montañosa a pocos kilómetros del punto de destino. A bordo se trasladaban 68 personas y nueve tripulantes.

Alfredo Bocanegra, jefe de la agencia de aviación civil de Colombia, explicó que los reportes iniciales sugieren que el avión sufría problemas eléctricos, aunque los investigadores tendrán que estudiar el testimonio de uno de los sobrevivientes que dijo que se quedaron sin combustible a unos cinco minutos de aterrizar en el aeropuerto de Medellín.

Gustavo Vargas, director de la aerolínea LaMia, advirtió que la caída del avión que transportaba a los jugadores de Chapecoense “está en investigación por parte de las autoridades de Colombia y estamos esperando los resultados”.

Sobre si le faltó combustible al avión, Vargas indicó: “No podemos descartar nada, la investigación está en curso y vamos a esperar los resultados”.

Vea también: Así fue la conversación entre el avión del Chapecoense y la torre de control

La flota de LaMia se reduce a dos aviones British-Aerospace BAE-Avro 146, de cuatro reactores, con capacidad para 90 pasajeros. Le fueron entregados en 2014 con una antigüedad de 16,6 y 17,6 años.

La aerolínea LaMia, habitual en el transporte de equipos de fútbol, tenía su sede en la ciudad venezolana de Mérida hasta que se trasladó a Santa Cruz. En el pasado la empresa trasladó a varios equipos de ese país y al Atlético Nacional a partidos en toda Sudamérica. (D)

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: