Deportes colectivos, en peligro de desaparecer

Según una información periodística aparecida en los últimos días, entre el viernes anterior y el 2 de diciembre próximo se realizan los XI Juegos Nacionales de Menores, que tienen entre sus objetivos principales detectar futuros talentos y proyectarlos al alto rendimiento para ciclos olímpicos y olímpicos.

Se pondrán en movimiento 4.700 elementos, entre deportistas y entrenadores de 24 provincias en 18 disciplinas. Cuenca, con sus instalaciones deportivas, será la sede principal y en Guayaquil se desarrollarán cinco deportes. Reviso las disciplinas en las que se competirán y entonces mi alegría inicial se torna en duda y preocupación.

En este listado no están algunos deportes colectivos como fútbol, básquet, béisbol, softbol, etc. ¿Qué pasa con los deportes colectivos y los recién admitidos en el programa olímpico, que desde hace algún tiempo han sido marginados de algunas competencias del país?

La Ley del Deporte, Educación Física y Recreación en su artículo 14 señala las funciones y atribuciones del Ministerio del Deporte: a) Proteger, propiciar, estimular, promover, coordinar, planificar, fomentar, desarrollar y evaluar el deporte, educación física y recreación de toda la población, incluidos las y los ecuatorianos que viven en el exterior; b) Auspiciar la masificación, detección, selección, formación, perfeccionamiento, de los deportistas, prioritariamente a escolares y colegiales del país, además de la preparación y participación de las y los deportistas de alto rendimiento en competencias nacionales e internacionales, así como capacitar a técnicos, entrenadores, dirigentes y todos los recursos humanos de las diferentes disciplinas deportivas.

El organismos rector, es decir, el Ministerio del Deporte, con criterio de universalidad debe procurar la práctica y desarrollo de todas las disciplinas en el país y que todas tengan las mismas oportunidades. Una de las principales herramientas para motivar e incentivar a los atletas son los Juegos Deportivos Nacionales, en todas sus categorías.

Lo contrario puede producir el desencanto y deserción natural de sus cultores y qué es lo más preocupante: Recortes de presupuesto, ninguna intervención internacional con lo que nunca tendrán deportistas de alto rendimiento y se provoca un círculo de involución y retroceso.

Por el ministerio han pasado varios titulares con algo, mucho o poco conocimiento en la materia. Llama la atención que quienes transitaron por las distintas etapas como deportistas y se percataron de este descuido, no lo hayan podido corregir.

Hay que manejar un criterio de universalidad y apoyar a todos. Solo les pongo un ejemplo. En los Juegos Nacionales de Venezuela se incluye un deporte muy típico de ese país, como el llamado “bolas criollas” y acá, en nuestro medio, en certámenes anteriores hubo la llamada pelota nacional en sus distintas modalidades, pero ya no está en el programa. Son dos visiones distintas, pero sirven de ejemplo de lo que queremos señalar.

Parecería que esto responde a una política de Estado y no ser parte de un verdadero plan de desarrollo deportivo del país. En esta época quizás se podría justificar porque estamos en medio de una gran crisis y se aplique el llamado deporte “priorizado”, que está causando mucho perjuicio. Además es un error sostener que en determinado sector del país debe difundir y practicar determinada disciplina. Debe primar el criterio de universalidad y no discriminatorio.

Para que nuestros amables lectores dimensionen la importancia de que en el ministerio estén personas que entiendan bien el deporte, le repaso el caso de una ministra que rechazaba todo proyecto que se le presentó, aduciendo falta de recursos. Pero sorpresivamente, al final del ejercicio fiscal, devolvió al Estado algunos millones de dólares que no habían sido utilizados. Claro que si no son usados se deben devolver, pero es increíble no haberlos empleado ante tanta falta de entrenadores, implementos y torneos.

Con la decisión de dejar fuera de los Juegos Nacionales a los deportes colectivos, y consecuentemente ocasionar la marginación de estos de sus respectivas participaciones internacionales, los pone en camino a desaparecer en el país. (O)

Con la decisión de dejar fuera de los Juegos Nacionales los deportes colectivos, ocasionar la marginación internacional de estos los pone en riesgo de ir en camino de desaparecer en el país.

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: