Adiós al último capitán que alzó la Jules Rimet

Carlos Alberto, capitán de la selección brasileña de fútbol que ganó el Mundial de México 1970 y uno de los mejores zagueros de su generación, falleció ayer a los 72 años debido a un fallo cardiaco.

La Confederación Brasileña de Fútbol, que informó que el funeral se realizará en su sede en Río, dijo que “Carlos Alberto Torres deja un enorme legado de logros y mucho trabajo”.

Como defensor por derecha fue uno de los primeros en su posición con capacidad de proyectarse hacia el ataque, lo que hoy en día se espera que haga naturalmente un lateral, pero Carlos Alberto era un genio adelantado en su época y eso le permitió anotar uno de los goles más memorables de la Copa del Mundo de 1970, al rematar un pase de Pelé en el triunfo 4-1 sobre Italia en la final.

Ese gol, anotado tras un toque por casi cada uno de los brasileños en la cancha, es visto como el pináculo de un equipo que fue tan dominante que hizo de sus camisetas amarillas una marca global y que ha sido catalogado como el mejor de todos los tiempos, según varios analistas. Al final de ese partido, en un estadio Azteca que bullía de locura, el defensor se convirtió en el último en alzar el trofeo Julius Rimet, pues el tricampeón mundial Brasil se ganó el derecho a retenerlo.

El trofeo fue destruido años más tarde por ladrones, una frustración para Carlos Alberto hasta el final de su vida.

Luego de esos días gloriosos en México, Brasil ganó otras dos Copas del Mundo en forma mucho menos impresionante. Eso hizo de Carlos Alberto uno de los mayores partidarios en el país del regreso a un estilo de fútbol: el ‘jogo bonito’.

El legendario equipo brasileño de 1970 creía tanto en su capacidad de líder que fue elegido como capitán, pese a tener solamente 25 años y estar rodeado de figuras como Pelé, Tostao, Jairzinho y Rivelino.

Carlos Alberto Parreira, que era el fisioterapeuta del equipo de 1970 y ganó la Copa del Mundo como técnico en 1994, lo considera uno de los mejores de la historia en su posición. “Él era más que un líder, era un jugador innovador. Por eso es nuestro capitán eterno”, le dijo Parreira a TV Globo, para la que Torres trabajó hasta el domingo como comentarista.

Nacido en Río en 1944, Torres también se codeó con Pelé en el Santos (1966-1974) y en el New York Cosmos (1977-1980), después de haber comenzado su carrera en el Fluminense y jugar también en el Botafogo.

Comentarista respetado en el país del fútbol, su muerte ocupó los titulares de todos los diarios de Brasil y los mensajes de pésame llegaron de todas partes del mundo. (D)

Estoy muy triste por la muerte de mi amigo y hermano. Era un verdadero crack y el mejor capitán que nunca hemos tenido.
Pelé, exseleccionado de Brasil

Mi mujer y yo estamos en shock. Carlos Alberto fue como un hermano para mí, uno de mis mejores amigos (en New York Cosmos).
Franz Beckenbauer, exjugador alemán

Te recomendamos estas noticias

Suscríbete y recibe más noticias directamente en tu correo
Correo: